European Foreign Policy Scorecard 2015

La quinta edición del Scorecard de ECFR valora la respuesta de la política exterior de la UE a un año de crisis

Full text available in English

El año 2014 ha estado marcado por las crisis en las fronteras de Europa. En Europa oriental, Rusia anexionó Crimea y fomentó un conflicto en el este de Ucrania. En el sur, el autoproclamado Estado Islámico avanzó en Siria y el norte de Irak. La guerra civil continuó en Siria creando, a gran escala,  una crisis de emergencia con refugiados y comenzó otra en Libia. Los conflictos en la vecindad también condujeron a catástrofes migratorias en el Mediterráneo, con intentos masivos para cruzar la frontera y llegar a Europa.

Esta quinta edición del European Foreign Policy Scorecard examina la respuesta de la UE a los hechos acontecidos en 2014. Analiza 65 temas de la política exterior europea relacionados a 6 áreas claves: las relaciones con Rusia y la Vecindad Oriental, el Norte de África y Oriente Próximo, Asia y la actuación europea en las instituciones multilaterales y la gestión de crisis. El informe asigna puntuaciones a los países, calificándoles de “líderes” o “slackers” dependiendo de si promueven o dificultan la consecución de los intereses europeos sobre objetivos específicos. Los principales resultados son:

El fin del affaire con Rusia: la ilusión de un acuerdo y más cooperación con Rusia llegó a su fin y la cruda geopolítica marca la agenda. Los acontecimientos de 2014 demostraron que los escépticos sobre Rusia tenían razón y que algunas expresiones de buena voluntad sobre las que se basaba la política de la UE hacia este país en la última década estaban basados en débiles fundamentos sobre la estrategia rusa y su política exterior.

La política exterior europea en 2014: a pesar de las divisiones tradicionales con respecto a Rusia, la UE logró acordar varios paquetes de sanciones en plena crisis de Ucrania, por lo que la puntuación es alta en materia de unidad. Pero esa unidad con Rusia y con la Vecindad Oriental (el caso de Ucrania),  ha ido acompañada de pérdida de peso en regiones como MENA y los Balcanes. Incluso las relaciones con EEUU y Asia tienen puntuaciones similares al Scorecard del año pasado.

Alemania es líder, Francia se aleja del papel central de la UE. Alemania ha liderado el proceso de toma de decisiones sobre política exterior más que ningún otro estado miembro, en todas las regiones que abarca el estudio. El estilo político vanguardista de Francia continúa en áreas de interés estratégico como la República Centroafricana y el combate del avance de ISIS pero no ha demostrado liderazgo en las fronteras, ni brindado ayuda internacional, que sí han hecho Suecia y Reino Unido. Contra todo pronóstico, y más teniendo en cuenta la posibilidad del “Brexit”, Reino Unido se ha comportado como un líder al menos una vez en todas las áreas, excepto la de Asia.

Resumen de las principales puntuaciones

Rusia: B-   Tras la anexión rusa de Crimea se necesitaron varios meses para que la UE pusiera en marcha el paquete de sanciones sectoriales contra Rusia. Coincidiendo con la caída de los precios mundiales del petróleo, la previsión económica de Rusia disminuyó pero Europa necesita todavía desarrollar su estrategia post sanciones.

Estados Unidos: B  La relación transatlántica estuvo dominada por la crisis de Ucrania y tras la caída del MH17 se mantuvo con fluidez. La cooperación UE-EEUU sobre Oriente Medio no fue prioritaria y se ha dado alta puntuación a los avances en TTIP pero nota baja a las consecuencias de la debacle de Snowden de 2013  

Rusia y la Vecindad Europea: B-  La UE firmó acuerdos de asociación con Georgia, Moldavia y Ucrania pero los esfuerzos para proteger la opción europea en la Vecindad Oriental fueron insuficientes. Además del retroceso en Balcanes, la política de ampliación ha sido congelada y los estados miembros han estado divididos sobre cómo comprometerse con las tendencias antidemocráticas de Turquía y su papel regional.

Oriente Medio y Norte de África: C  Con la excepción importante del avance democrático en Túnez, la inestabilidad política es la tendencia en esta región, con el avance de ISIS y conflictos en Libia, Siria, Yemen y, durante el verano, Gaza. Europa lucha para encontrar una respuesta estratégica, tal como reclaman los estados del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo, Irán y Turquía.

Asia y China: B-   Los estados europeos tienen contactos con los poderes asiáticos pero las relaciones con China, centradas sobre todo en materia de inversiones, fueron el objetivo en 2014. China continúa auto-afirmándose con su política de vecindad marítima aunque los estados de la UE han limitado sus respuestas a la prevalencia del derecho internacional, ganando poco con esta neutralidad.

Asuntos multilaterales y gestión de crisis : B-  La crisis de refugiados que ha producido Siria, la crisis migratoria en el Mediterráneo, el ébola en África, y conflictos en África central, Mali y contra el ISIS, han demostrado los límites de la intervención humanitaria de la UE en tiempos de austeridad económica. La crisis de Ucrania promovió la diplomacia multilateral demostrando que el resto del mundo no seguirá lo que proponga Occidente.

“Líderes” y “Slackers” de la política exterior europea

¿Quiénes son los líderes? Alemania (17), Suecia (11), Reino Unido  (11), Francia (8), Polonia (6)

¿Quiénes los Slackers? Malta (3), Austria, República Checa, Francia, Países Bajos, Polonia, Rumanía, Reino Unido (todas 2)

El European Foreign Policy Scorecard es un proyecto de investigación innovador de ECFR que intenta facilitar un estudio sistemático anual de la actuación europea en sus relaciones con el resto del mundo. Este proyecto es financiado por Compagnia di San PaoloPincha aquí para conocer más sobre la metodología del Scorecard