El camino de retorno al poder europeo

Europa necesita una dosis de realidad sobre su política exterior

Full text available in English
Also available in

Europa necesita una dosis de realidad sobre su política exterior. La Unión Europea debe hacer una evaluación honesta de cuáles son sus capacidades de actuación y, en consecuencia, reajustar sus prioridades y objetivos, conforme a los cuales los Estados Miembros puedan mostrar una unidad sostenible.

ECFR publica el informe “The Road Back to European Power” tras el acuerdo del Consejo Europeo para el comienzo de la segunda fase de la esperada revisión de la Estrategia Global Europea, a cargo de Federica Mogherini. Los investigadores de ECFR Susi Dennison, François Godement, Richard Gowan, Daniel Levy, Kadri Liik, Dina Pardijs, Jeremy Shapiro y Nick Witney sostienen que todavía es posible conseguir una mayor eficacia en la protección de los intereses y valores europeos, pero para ello es necesario tomar una posición más realista, que entienda que el nuevo papel internacional de Europa es menos central y más limitado.

El informe evalúa el estado de las relaciones de la Unión Europea con varias regiones estratégicas. Las áreas analizadas son Rusia y la vecindad oriental, Oriente Medio y el Norte de África, África y las relaciones de seguridad trasatlánticas. Asimismo, identifica los desafíos internos al proceso de revisión estratégica y presenta posibles líneas de actuación para superarlos. Algunas recomendaciones del informe:

• Crear un grupo de representantes nacionales que puedan identificar los intereses nacionales en la política exterior europea a corto y medio plazo y puedan ponerlos en común. Esto es importante para que la nueva estrategia global tenga más cohesión, más estabilidad y un mayor respaldo nacional.

• Una estricta priorización de los desafíos a los que la política exterior europea tiene que enfrentarse es condición indispensable de este nuevo realismo. Como subraya Mogherini en la primera fase, las prioridades más inmediatas son Rusia y el conflicto de Ucrania y las crisis de Oriente Medio y el Norte de África.

• En el plano de los derechos humanos y el Estado de Derecho, recomienda que se les dé un valor más prioritario en cada estrategia regional, especialmente con China. Los valores de Europa son imprescindibles en la estrategia europea, y donde haya que cooperar con un Estado que no los respete, debe entenderse que la colaboración se desarrolla en términos transaccionales, y que no supone un respaldo de su régimen político (sin, por ello, caer en el “endorsement trap”).

Si bien es cierto que queda lejos la famosa proclama de que “Europa nunca ha sido tan próspera, tan segura y tan libre”, la UE aún tiene un rango muy amplio de instrumentos de política exterior a su disposición, y una revisión realista puede darle posibilidades de conseguir un liderazgo más adaptado a sus circunstancias, más coherente y más eficaz.