La vulnerabilidad de Georgia a la presión rusa

¿En qué áreas puede Rusia ejercer presión sobre Georgia?

Full text available in English
Also available in

El triunfo de Rusia para frenar el acercamiento de Georgia a la UE tiene su base en las ocupaciones de Abjasia y Osetia del Sur, según un nuevo informe publicado por el European Council on Foreign Relations, escrito por el investigador Sergi Kapanadze. El autor afirma que tras la anexión de Crimea, Rusia puede llegar a anexionarse Osetia del Sur también. Moscú podrá poner las dos regiones en disputa en el punto de mira en el diálogo de Ginebra como respuesta al Acuerdo de Asociación de Georgia con la Unión, que se firmará la semana que viene.

El informe valora las inversiones, el comercio, la energía y las remesas como las potenciales áreas en las que Rusia puede ejercer presión sobre Georgia y concluye que:

  • Las inversiones actuales de Rusia en Georgia son limitadas y la retirada de la inversión directa rusa no supone una amenaza seria para el país, salvo en el caso de una caída de la inversión occidental.
  • Sin embargo, las exportaciones de Georgia a Rusia, y en especial las del sector vinícola, que fueron prohibidas por Moscú durante las tensiones políticas de 2006, son hoy mayores que en cualquier momento desde la independencia, y van en aumento. Estas exportaciones son vulnerables al deterioro de las relaciones con Rusia.
  • Aunque Georgia ha sido exportador neto de electricidad a Rusia desde 2007 y su dependencia del gas ruso se está reduciendo, existe una creciente dependencia del petróleo ruso.
  • Con el aumento de las remesas de emigrantes georgianos en Rusia, un bloqueo de las remesas sería una potente arma económica, aunque difícil de aplicar. Además, durante las tensiones en 2006 Rusia expulsó a trabajadores georgianos de forma masiva.

Sergi Kapanadze también señala que, dentro de Georgia, es probable que Rusia impulse la oposición a una mayor integración europea mediante el apoyo a dos partidos políticos relativamente minoritarios, la conservadora Iglesia Ortodoxa Georgiana, grupos de interés anti-UE y el movimiento separatista pro armenio.

Finalmente el autor dice que las acciones que Rusia lleve a cabo para hacer frente a la integración de Georgia en la UE, así como la reacción de Tbilisi a las mismas, dependerá del desarrollo de los acontecimientos en Ucrania, ya que el interés económico de la UE en el área del Partenariado Oriental ruso estará determinado por su futura relación con Kiev.