¿Cómo puede Europa evitar cortes de suministro de gas ruso en el invierno?

Para evitar cortes en el suministro, Europa deberá contribuir en la reforma del mercado gasístico ucraniano

Full text available in English

El debate sobre la seguridad energética europea y, en particular, la del suministro de gas a Europa se ha enfocado en la agresión rusa a Ucrania y su voluntad y habilidad para usar el gas como instrumento coercitivo contra Ucrania – y por extensión contra Europa. No obstante, más allá de la dependencia europea de Rusia, Ucrania no puede ofrecer garantías como país de tránsito del gas ruso hacia Europa. Durante años, Ucrania ha estado utilizando su situación de monopolio en el tránsito para obtener gas barato de Rusia, generando un entorno frágil para la actividad política y económica. El riesgo de que Rusia corte el suministro de gas a Europa, como hizo en 2009, es real.

En este informe, el investigador Chi Kong Chyong afirma que si Europa sufre otra crisis de suministro de gas dependerá de:

  • La capacidad de Ucrania de importar gas de Europa central.
  • La cantidad de gas que Ucrania tenga almacenada.
  • Otros proveedores rusos de gas, gracias a un acuerdo temporal fruto de la mediación de la UE.
  • Gasoductos rusos alternativos para Europa evitando el paso por Ucrania.

Además de impulsar la Estrategia de Seguridad Energética desarrollada por la Comisión Europea, Europa debería apoyar a Ucrania en la reforma de su sector energético. Junto con la ayuda para que el país desarrolle su potencial extractivo y la importación de gas europeo en el largo plazo, Europa debería ofrecer apoyo financiero a Ucrania y presionar al país para que aumente los precios del gas para particulares y empresas de calefacción urbana. Esto permitiría reducir la importancia del tránsito de gas para la política económica y soberanía ucranianas. Esto contribuiría a la integración de Ucrania en el mercado único europeo de gas y a la despolitización de las relaciones gasísticas tanto de Ucrania como de Europa con Rusia.

A largo plazo, Ucrania puede reducir su dependencia del gas ruso a través del desarrollo de sus propias capacidades gasísticas e importando gas de Europa. Pero, a corto plazo, necesita reformar de manera urgente su ineficiente política de precios. La introducción de un mercado competitivo en Ucrania debería:

  • Reducir la presión económica que Rusia ejerce sobre Ucrania a través de su política de exportación de gas.
  • Ayudar a superar las divisiones europeas sobre la política hacia Rusia y Ucrania.
  • Despolitizar y normalizar el comercio energético entre Europa y Rusia sin la necesidad de invertir en gasoductos alternativos.
  • Ayudar a que la UE cumpla los objetivos de cambio climático asegurando que el gas ruso forme parte del mix energético europeo.