Influencia por defecto: el impacto de Europa en la seguridad militar en Asia oriental

En ausencia de una política, las acciones comerciales europeas podrían tener un efecto desestabilizador en la seguridad asiática

ECFR Alumni · Deputy Director, Asia and China Programme
Senior Policy Fellow
Full text available in English
Also available in

Europa tiene más influencia sobre la seguridad asiática de lo que piensas

Los Estados y las empresas europeas, a través de las exportaciones de armas, las transferencias de tecnología y las armas y el control de las exportaciones de doble uso, están teniendo un impacto significativo en el equilibrio militar en Asia. Sin embargo, no hay una dirección geoestratégica que rija esta actividad. En ausencia de una política, las acciones comerciales europeas podrían tener un efecto desestabilizador en la seguridad asiática, según un nuevo informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

'Influencia por defecto: El impacto de Europa en la seguridad militar en Asia oriental' muestra que los Estados miembros de la UE emitieron licencias para la exportación de equipos militares a Asia y Oceanía por un total de 44.100 millones de euros en 2015, frente a los 30.200 millones de euros en 2014. El impacto de Europa es pronunciado en el campo de la tecnología submarina y los sistemas navales. Por ejemplo, la Armada de Malasia ha comprado dos submarinos Scorpène franceses bajo un contrato firmado en 2002; Indonesia ha adquirido tres fragatas del Reino Unido – entregadas en 2014 – y  ha recibido recientemente la primera de las dos Fragatas de la Clase Sigma de los Países Bajos; y, Francia, ganó una oferta en 2016 para suministrar a Australia submarinos. Estas compras se rigen por el deseo de los Estados regionales de impedir el dominio militar de China. La lista de las recientes exportaciones europeas de armas a Asia sugiere que Europa está aprovechando el intento de China para evitar un excesivo desequilibrio militar con los vecinos de China.

Sin embargo, Europa no pretende convertirse en contrapeso a China. Simplemente responde a un conjunto de oportunidades y limitaciones. El gasto militar en Asia y Oceanía aumentó de $ 274 mil millones en 2006 a $ 450 mil millones en 2015, lo que supuso un aumento del 64 por ciento; mientras que disminuyó en un 8,5 por ciento en Europa occidental y central. Esto ha obligado a las empresas europeas a buscar negocios en Asia con el fin de mantener las ventas. Esta tendencia va a continuar debido a que el gasto militar en Asia se prevé que aumentará aún más en los próximos años.

Las exportaciones de armas a China están prohibidas por un embargo de la UE impuesto tras el incidente de la Plaza Tiananmen de 1989. Este embargo no es jurídicamente vinculante y ha sido interpretado de manera diferente por cada uno de los Estados miembros. Como resultado, muchos submarinos chinos son accionados por motores de fabricación alemana o equipados con sistemas de sonar franceses. Las exportaciones de estas partes y componentes representan un promedio de 300 millones de euros al año.

China también se beneficia de transferencias de tecnología intangible adquiridas a través de inversiones en -o negocios conjuntos con- empresas europeas de alta tecnología. Esta ha sido una clara prioridad estratégica para Beijing, que aumentó la inversión directa en Europa en un 77% (hasta 35.000 millones de euros) el año pasado. El informe muestra que las empresas europeas están contribuyendo al nacimiento de China como un competidor en los mercados de exportación, ayudando a fortalecer su industria de armas.

El autor del informe, Mathieu Duchâtel, dijo: “Europa necesita urgentemente una mayor coherencia en su enfoque de las transferencias militares y en su impacto en la seguridad de Asia oriental si quiere evitar contribuir a mayores tensiones en la región. No está en el ADN de la UE abordar las ventas de armas como herramienta de política exterior porque se considera a sí misma como un poder normativo pero las exportaciones y las restricciones a la exportación deben ser reconocidas como importantes elementos de influencia“.