Europa necesita un nuevo enfoque con su Vecindad

Como respuesta formal a la Comisión dentro de las consultas sobre la Política de Vecindad, ECFR ha elaborado este nuevo informe sobre el Partenariado europeo

Director, European Power programme
Senior Policy Fellow
Full text available in English
Also available in

La Política Europea de Vecindad (ENP en sus siglas en inglés) necesita una reforma drástica para trata una región caracterizada por el conflicto, los cambios y un resurgimiento de los extremismos.

“Europe’s Neighbourhood: Crisis as the new normal” es el nuevo informe de ECFR, enviado como respuesta formal a la Comisión dentro de las consultas sobre la Política Europea de Vecindad. La idea tradicional de acercar Europa mediante la influencia y la transformación gradual choca ahora con las necesidades de estrategias más prácticas y basadas en prioridades más realistas y enfocadas para un conjunto de dieciséis países.

Los investigadores de ECFR, Susi Dennison y Nick Witney, abogan por dividir la Política de Vecindad en dos regiones, el este y el sur, con un comisario para cada una, como adjunto a la Alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Exterior, Federica Mogherini. Esta división promovería una diferenciación de los intereses europeos en ambas áreas. En la zona Este, la UE debe concentrarse en encarar el desafío que representa Rusia para Ucrania prestando ayuda financiera y económica al gobierno de Kiev, mientras que en la Vecindad Sur hay que centrarse en la crisis migratoria ampliando su ámbito de actuación al Sahel y el Cuerno de África, a la vez que reforzar las islas de estabilidad de la región como Túnez, Jordania y Líbano. Pero además los autores concluyen que Europa necesita involucrar a Turquía como potencia regional.

El informe también analiza que el realismo y la franqueza de los Estados Miembros sobre sus diferentes objetivos nacionales son fundamentales para el futuro de la Vecindad, sugiriendo un análisis de sus intereses y prioridades.

Por último, los autores recomiendan que no se adopten decisiones sobre esta revisión de la política de Vecindad Europea hasta la conclusión de la Estrategia de Acción Exterior de la Alta Representante en 2016.