El reposicionamiento de China en el noreste asiático

Los últimos cambios en las Coreas, Taiwán y Japón fuerzan un recálculo de la posición china

ECFR Alumni · Director, Asia and China Programme
Senior Policy Fellow
ECFR Alumni · Associate Fellow
Full text available in English
Also available in

Muchos cambios en 2013 y 2014 han caracterizado las relaciones directas entre China y el noreste de Asia. El nuevo líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ejerció una política exterior más asertiva, consiguiendo así aislar aún más a su país. Los vínculos entre China y Corea del Sur mejoraron rápidamente bajo el mandato de Park Geun-hye. En Taiwán, el Kuomintang (KMT) sufrió una gran derrota en las elecciones locales del pasado noviembre, allanando el camino para una posible victoria del partido Demócrata Progresivo (DPP, en sus siglas en inglés) en las próximas elecciones. Y las relaciones con Japón se recuperaron tímidamente tras dos años difíciles. El desarrollo de cada una de estas cuatro relaciones es crucial para la estabilidad de Asia en su conjunto.

La última edición de China Analysis, una colección de artículos basada en fuentes especializadas en China, trata esta cuestión. El informe “A China reset in Northeast Asia” analiza las relaciones de China con sus cuatro vecinos asiáticos y subraya la necesidad que tiene China de renovar su política regional, exterior y de seguridad:

  • Las relaciones entre Corea del Sur y China están “en su mejor momento”, pero para evitar que Corea del Sur apoye a los Estados Unidos, China debe proveer la garantía de seguridad regional que ambos necesitan.
  • Aislada de la región desde la prueba nuclear de 2013, Corea del Norte se ha acercado a otro poder que Asia aísla: Rusia. El acercamiento entre ambos países no es una amenaza para China, pero podría incentivar a “romper el hielo” con Corea del Norte, a la vez que fortalece sus lazos con Corea del Sur y EEUU para asegurar la desnuclearización de la península.
  • La derrota del KMT en las elecciones locales de Taiwán señala un posible cambio en las próximas elecciones generales. Aunque la política de compromiso de Taiwán no parece ser el motivo de su derrota, un presidente del DPP podría desafiar los 10 años de buenas relaciones del KMT. Por lo tanto, Beijing necesita repensar su estrategia bilateral.
  • Finalmente, la mayor incertidumbre que hay en el noreste asiático recae sobre el futuro de las relaciones entre China y Japón. Tras dos años de reuniones de alto nivel interrumpidas, sus dos Jefes de Estado se volvieron a reunir finalmente en noviembre de 2014. Aun así, la tregua bilateral sigue siendo frágil.