Manteniendo juntos a los europeos

Nueva publicación de ECFR que recopila las distintas perspectivas nacionales sobre la cohesión europea

ECFR Alumni · Head, ECFR Berlin
Senior Policy Fellow

Manteniendo juntos a los europeos: evaluando el estado de la cohesión europea.

¿Cómo de fuerte es la cohesión europea? ¿Han perdido los países en crisis la cohesión construida tras años en la UE?

El Monitor de Cohesión de la UE de ECFR recopila y estructura datos sobre la voluntad y preparación de los europeos para actuar en conjunto desde 2007 a 2014. En este volumen recopilatorio, Keeping Europeans Together – Assessing the State of EU Cohesion, Josef Janning recoge y analiza perspectivas desde los 28 Estados miembros.

Al contrario de lo que se podría esperar, el Monitor de Cohesión de la UE concluyó que, en general, tal cohesión aumentó entre 2007 y 2014 a pesar de la crisis económica. Los perfiles de los 28 países muestran que los impulsores del compromiso nacional con la UE son dinámicos y cada vez más variados, indicando que la construcción de la cohesión será más compleja en un futuro.

Este volumen revela una brecha importante entre los miembros de la UE, en el periodo 2007 -2014. Si ordenamos los países según sus cambios en niveles de cohesión a lo largo de este período, la dicotomía es sorprendente. Todos los países de Europa central y del este han ganado cohesión en estos siete años, mientras que la cohesión en los países del sur ha disminuido, exceptuando los casos de Malta y Portugal.

En concreto, respecto a la situación de la cohesión europea en España, el autor Álvaro Imbernón analiza cómo los datos hacen del caso español una excepción en el contexto europeo, e incluso parecen contradictorios a primera vista. La visión consistentemente europeísta de la población española choca con un creciente descontento con el rol de las instituciones de la UE, fenómeno explicado por los matices en la opinión de los sectores más jóvenes y más a la izquierda de la población. Esta percepción se ve reflejada en el nuevo marco político multipartidista, y puede ser una baza para la influencia española en una Europa cada vez más nacionalista y euroescéptica. La Unión Europea necesita urgentemente fuerzas por-europeas para defender los logros de la integración, pero ¿está España dispuesta a asumir esta tarea?