#PolExt20D: Nacho Torreblanca en un debate sobre la política exterior de los partidos políticos

En la presentación del informe sobre la política exterior del próximo gobierno del Real Instituto Elcano

Head, ECFR Madrid
Senior Policy Fellow

José Ignacio Torreblanca participó el pasado 4 de diciembre en la presentación del informe “Elecciones Generales en España 2015: Las prioridades internacionales de los partidos políticos” y su correspondiente especial web “La política exterior del próximo gobierno”, del Real Instituto Elcano. El evento contó con la participación de Emilio Lamo de Espinosa (Presidente de Elcano), Charles Powell (Director de Elcano y Miembro del Consejo de ECFR), Ignacio Molina (Investigador Principal), Cristina Manzano (Directora de esglobal y miembro del Consejo de ECFR) y él. Asimismo, los responsables de política exterior de los partidos tuvieron un turno de réplica. Todas las intervenciones están disponibles en Youtube. Disponible también la galería en Flickr y la discusión en twitter.

José Ignacio Torreblanca lamentó la ausencia de España en los foros internacionales y la de foros internacionales en España. Retomando las ideas de La España Ensimismada y España: Es hora de volver, Torreblanca propuso que es hora de que nuestro país mire un poco más hacia fuera y no recogerse tanto en sí mismo, como ha sido común en la política exterior española en los últimos años. 

No hemos hecho tampoco una reflexión sobre la calidad de nuestras políticas públicas en asuntos exteriores, sostuvo el analista. A menudo, no se las trata como una política pública más –presta a evaluación, reforma, mejora y mayor planificación–. Por ejemplo, la cooperación al desarrollo creció muy desordenadamente para ser después recortada siguiendo criterios más económicos que racionales.

Otros reclamos de Torreblanca son que el servicio exterior español requiere más reformas, y que en el momento no refleja suficientemente la diversidad del país; y que los documentos de estrategia deben reflejar planes de acción más concretos, y no solo generar discurso.

Un tercer lamento es que los debates políticos, cuando no están ausentes, son a menudo muy polarizantes y cargados de clichés. Faltan en Europa debates sobre los efectos de la crisis sobre el proyecto europeo y las democracias nacionales. La UE, por negligencia o por problemas de diseño, se hace daño a sí misma y a las democracias nacionales, y es necesario poner el debate sobre la mesa y emprender acciones que resuelvan los problemas.

 

Sobre seguridad y defensa, el analista recuerda que es legítimo tener distintas posiciones y querer dedicarle distintos niveles de prioridad en el presupuesto. Sin embargo, señala, lo que falta es desarrollo de esas posiciones.

La promoción de la democracia y los derechos humanos, por último, son un asunto en el que España podría ser líder (por su pasado nacional y de política exterior), y sin embargo, a España le cuesta mucho verse como tal y asumir ese papel.