Omán: entre Irán y un lugar difícil

Omán ha tenido cuidado de equilibrar sus relaciones con Arabia Saudita e Irán, permitiéndole desempeñar un papel útil como mediador en las disputas regionales

ECFR Alumni · Programme Coordinator, Middle East and North Africa
Picababy CC0
Also available in

Históricamente, Omán ha tenido cuidado de equilibrar sus relaciones con Arabia Saudita e Irán, permitiéndole desempeñar un papel útil como mediador en las disputas regionales. Sin embargo, a medida que la retórica anti-Irán de la región se intensifica y el sultanato tiene que lidiar con sus propios asuntos internos, la neutralidad se está volviendo más difícil de mantener.

A Omán no le gusta tomar partido. En una región cada vez más polarizada, el sultanato, a menudo ignorado, destaca por sus esfuerzos para buscar un terreno común y encontrar caminos hacia la paz que a veces escapan a los poderes más grandes. Su pequeño tamaño y su ubicación estratégica en el estrecho de Ormuz lo hacen vulnerable a las tensiones regionales y a las ambiciones de sus vecinos más poderosos. Por lo tanto, Omán ha procurado sistemáticamente promover la distensión regional, a menudo proporcionando un sitio neutral para las conversaciones y sirviendo como mediador.

La mediación efectiva requiere neutralidad. Por ello, Omán siempre ha buscado mantener la independencia en su política exterior. Fue el único país del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) en mantener relaciones diplomáticas con el régimen de Assad, se negó a unirse a la coalición dirigida por Arabia Saudita en Yemen y no se alineó con Arabia Saudita y la posición de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) contra Catar. Ha desaconsejado durante mucho tiempo convertir el CCG en un bloque anti-Irán.

Fiel a esta tradición, Omán ha organizado recientemente conversaciones secretas entre los saudíes y los hutís para tratar de poner fin al brutal conflicto en Yemen. Las conversaciones se han estancado después de los ataques en Yemen en abril de 2018 por la coalición liderada por Arabia Saudita, pero Muhammad Al-Bukhaithi, subdirector del departamento de relaciones externas de los hutís, declaró en octubre que Omán “puede jugar un papel clave deteniendo la guerra”.

La política exterior independiente de Omán se encuentra en un lugar más visible en su relación especial con Irán. Omán ha tenido cuidado de mantener relaciones sólidas con Irán a pesar de la creciente retórica anti-Irán entre sus vecinos del Golfo. Desde que el Sha de Irán ayudó al sultanato a aplastar la revolución de Dhofar en la década de 1970, los dos países han disfrutado de lazos estrechos que solo se expandieron después de la revolución islámica de 1979 en Irán. Los dos países han organizado ejercicios militares conjuntos en el estrecho de Ormuz desde 2014, y han firmado múltiples acuerdos comerciales y de cooperación energética. El líder omaní Sultan Qaboos se reunió en 2017 con el presidente iraní, Hassan Rouhani, y el ministro de Relaciones Exteriores, Javad Zarif, para reafirmar su compromiso con la relación diplomática entre los dos países.

Esta relación especial le ha permitido a Omán desempeñar el papel de interlocutor entre Irán y los países árabes en varias ocasiones, incluso durante la Guerra Irán-Iraq en los años ochenta. Más recientemente, Omán fue sede de las conversaciones secretas entre Irán y los EE.UU. en 2013 que allanaron el camino para las conversaciones nucleares entre Irán y el E3 + 3 (EE.UU., Rusia, China, Alemania, Francia y el Reino Unido).

Neutralidad bajo amenaza

Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos tienen una visión poco favorable de la relación cordial que Omán disfruta con Irán. Ambos criticaron al sultanato por desestimar las preocupaciones de seguridad de CCG. El hecho de que Omán no les informara de las conversaciones estadounidenses-iraníes de 2013 sigue siendo una píldora particularmente amarga. Incluso acusan a Omán de no hacer lo suficiente para impedir el contrabando de armas desde Irán, a través de su territorio, hasta los hutís en Yemen.

A medida que las tensiones regionales se han intensificado, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos han aumentado la presión política sobre Omán. La decisión del rey Salman en diciembre de 2016 de omitir Omán durante su gira por los países del CCG demostró el descontento saudí. Pero a excepción de este episodio, los dos vecinos de Omán han tenido cuidado de mantener en privado sus agravios y presiones diplomáticas. Sin embargo, en mi reciente visita a Omán, toda conversación era sobre la presión económica de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, incluidos los acuerdos retrasados y el aumento de las cargas burocráticas impuestas al comercio y al cruce de fronteras entre los Emiratos Árabes Unidos y Omán.

Omán es muy vulnerable económicamente. El petróleo genera aproximadamente el 80% de los ingresos del gobierno, lo que significa que los precios fluctuantes del petróleo a menudo han creado dificultades para la economía. El desempleo juvenil se ha disparado recientemente al 49% y el déficit presupuestario al 21% del PIB. El Sultán ha utilizado su popularidad para mantener la estabilidad, pero él es viejo y la sucesión es incierta.

Las presiones políticas y económicas sauditas y emiratís se han combinado con una mayor presencia emiratí en Yemen, cerca de la frontera con Omán y en los puertos del sur de Yemen. Los emiratís también están invirtiendo en la costa norte de Batinah de Omán y la península de Musandam, en lo que Omán ve como un paso más para rodearlo estratégicamente y aumentar su dependencia económica.

En el contexto de una posible retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, Omán también teme que sus esperanzas de aumentar las relaciones comerciales con Irán se vean comprometidas por un retorno a las sanciones internacionales contra Irán. Las sanciones renovadas retrasarían aún más un gasoducto submarino entre Irán y Omán, que es una parte importante del plan del sultanato para la mejora económica y que ya sufre de la oposición de los Emiratos.

Omán ha respondido a estas presiones tratando de usar su ubicación estratégica para reforzar su independencia económica, en parte alentando las inversiones chinas e indias en los puertos de Sohar y Duqm que eventualmente podrían permitirles eludir el estrecho de Ormuz. Pero Omán aún está lejos de competir con los puertos de los Emirates, y los EAU están imponiendo severas limitaciones al desarrollo de una red ferroviaria que una a Duqm con otros países del CCG.

Estas presiones harán que Omán sea aún más vulnerable. Es probable que Omán dependa cada vez más de fondos e inversiones extranjeras provenientes de sus vecinos ricos. Los omaníes han temido por mucho tiempo que aceptar ese dinero socavaría su independencia económica y política. Pero la aceptación reciente de Omán en enero de 2018 de un paquete de ayuda saudita de 210 millones de dólares para financiar el desarrollo del puerto Duqm marca una reversión parcial de esta política.

La neutralidad tiene un precio

Quienes favorecen la paz y la estabilidad en una región volátil y estratégica necesitan los servicios que ofrece Omán y deben apoyar su independencia. Los europeos, en particular, pueden ser socios naturales para apoyar la función de mediación de Omán y protegerla de las presiones externas a través del aumento del comercio, las inversiones y las asociaciones. Tal vez es hora de prestar atención a Omán