F. de Borja Lasheras en una jornada sobre justicia transicional en Bosnia

El riesgo del olvidar el pasado y la disonancia cognitiva entre las dificultades para avanzar en la justicia transicional

ECFR Alumni · Head of ECFR Madrid Office & Policy Fellow

El pasado 10 de noviembre, Francisco de Borja Lasheras participó en la jornada Bosnia, from Dayton to Europe*, como moderador del panel de Justicia Transicional, con Dino Abazovic (Human Rights Center, University of Sarajevo) e Iavor Rangelov (LSE y London Transitional Justice Network). Algunas de las ideas que planteó, basadas en su experiencia en el terreno, relativas a las dificultades para la justicia transicional, se exponen a continuación.

En Bosnia existe un riesgo patente de olvidar el pasado. Por ejemplo, algunas instituciones locales en el este de Bosnia se niegan a hablar de él, y prefieren enfocarse en el desarrollo económico y el turismo. También ocurre con nuevas generaciones, que prefieren ignorar el pasado y enfocarse o bien en cualquiera de los otro muchos problemas del país, como el mal gobierno, o emigrar lo antes posible, parte del “brain drain” que afecta a la región.

Hay pues una ley de silencio no escrita –«no hablemos del pasado»–, junto a mucha cacofonía del genocidio que, por ejemplo, intoxica las discusiones en medios de comunicación. También es verdad que en Bosnia a veces el pasado se convierte en un obstáculo para la normalidad y el funcionamiento normal del país.

En tercer lugar, no hay una narrativa compartida sobre el pasado; ni siquiera en cuanto a hechos atroces, no ya en la guerra de los 90, sino en la Segunda Guerra Mundial. Hay narrativas en conflicto para los mismos eventos, incluso en casos y hecho en los que se ha pronunciado un tribunal nacional o internacional.

A menudo, hay un problema inherente en Balcanes para ver el sufrimiento del Otro. Todos se ven como víctimas, ninguno es agresor. Los libertadores y “freedom fighters” para un bando son crueles asesinos para el otro. Y, a pesar de parecer cuestiones locales, tiene reverberaciones en el contexto internacional, como el veto ruso en el Consejo de Seguridad a la resolución sobre Srebrenica en julio.

Todas estas dinámicas ocurren en un contexto de segregación. Las comunidades viven por separado, y las nuevas generaciones no tienen ya en mente Yugoslavia como elemento integrador y generador de solidaridad. 

____________________                                 

* La jornada estuvo organizada por esglobal, el Departamento de Ciencia Política II de la Universidad Complutense, la Fundación Friedrich Ebert y el Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI).