Esquematizando el conflicto yemení

Explicación a través de los mapas del estado actual del conflicto de Yemen. 

ECFR Alumni · Visiting Fellow

El autor de ¨Mapping the Yemeni conflict¨, Adam Baron, nos explica, a través de los mapas, el estado actual del conflicto de Yemen. A continuación, encontrarán un resumen de esta nueva publicación en español.

En 2015, Abdo Rabbu Mansour Hadi, presidente de Yemen, huye de los rebeldes Houthi, apoyados por el ejército leal al anterior presidente yemení, Ali Abdullah Saleh. Por su parte, Arabia Saudi, con ánimo de restablecer el Gobierno en Yemen, forma una gran coalición con los Estados de Cooperación del Golfo, Egipto y Sudán. Todo ello, respaldado por Estados Unidos y Reino Unido.

                                                                                                                        

Históricamente, Yemen se dividió por un lado en el norte en la República Árabe de Yemen (YAR) y por otro lado, en el sur, por la República Popular Democrática del Sur de Yemen (PDRY). Fue en 1990 cuando se consiguió la unificación. La YAR está actualmente bajo la influencia del gobierno teocrático Zaidi, una rama del chiismo. Por el otro lado, la PDRY estuvo durante un siglo bajo la influencia británica, quien dirigió el puerto de Adén y prestó ayuda financiera y militar. Además firmó acuerdos con diferentes sultanatos, jeques y emiratos. Las diferencias entre ambas regiones aumentaron cuando Gran Bretaña se retiró de la zona bajo el control de la PDRY, único Estado marxista de la zona.

                                                                                  

Actualmente, el presidente Hadi gobierna la ciudad de Adén; mientras que los Houthis y sus aliados tienen el control de las tierras septentrionales de Yemen y Sanaa, la capital. Los rebeldes Houthi y sus aliados luchan contra tropas del gobierno yemení respaldadas por los sauditas, los emiratos, militantes islámicos y combatientes internos. Desde comienzos del 2017 los Houthis tienen una mayor presión a lo largo de la costa del Mar Rojo del país, aunque mantienen el control en sus provincias centrales. En Ta’izz, la tercera ciudad más grande de Yemen, las milicias locales han conseguido expulsar a los Houthis.  Esta presión se debe a los ataques aéreos y bloqueos navales que realiza Arabia Saudita y las milicias anti-Houthi. La coalición ha consolidado su control en la provincia de Marib.

                                                                              

Los Houthis tienen su origen en la zona norte de Yemen en el año 2004 a raíz de un movimiento revivalista de Zaidi Shi’a que teme la invasión de ideologías sunitas, denominado ‘Believing Youth’. Uno de los factores clave por los que apareció el movimiento Houthi fue por la propagación de la ideología sunita en áreas que eran Zaidi. Los Houthis se extendieron rápidamente a las zonas septentrionales de Amran y a las zonas occidentales de al-Jawf. Ganaron el control de la provincia de Saada durante los disturbios de Yemen en 2011. En 2014 se apoderaron de Sanaa y expandieron su zona de dominio hacia el sur y oeste. Durante el año 2015 continuaron con su conquista hacia el sur, hasta que en el mes de agosto de ese mismo año los frenaron los milicianos apoyados por la coalición de Arabia Saudi.

                                                                             

Por el otro lado, los combatientes yihadistas que regresan a Yemen forman una de las ramas más eficaces que tiene al-Qaeda, al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP, en inglés). Contra este grupo, Estados Unidos ha realizado algunos ataques aéreos no tripulados. A raíz de las revueltas en Yemen de 2011, al-Qaeda, bajo el estandarte de Ansar al-Sharia (partidarios del derecho islámico) secuestraron algunas zonas de la provincia de Abyan, donde establecieron emiratos islámicos y se apoderaron de la ciudad de Rada. Posteriormente, en 2012, fueron expulsados de Abyan en una ofensiva militar yemení respaldada por Estados Unidos. Durante la toma Houthi de Sanaa, Al Qaeda ganó espacio operativo, tomando el control de al-Mukalla (5º puerto más grande de Yemen), pero posteriormente, en la primavera de 2016, una ofensiva de los Emiratos consiguió despojarles del control.

                                                                         

En 1994, el sur de Yemen intentó separarse de Yemen, pero fue a partir de 2007 cuando la situación se agravó y surgió el Movimiento del Sur, un conjunto de facciones y figuras que piden autonomía para el sur de Yemen. Este Movimiento del Sur se benefició del respaldo de algunos Estados del Golfo a las facciones anti-Houthi, aunque la comunidad internacional sigue comprometida con que Yemen continúe unida. Por otro lado, las propuestas para un sistema federal adquirieron valor después de la aparición en 2007 del Movimiento del Sur, lo que se acordó finalmente en 2014 por un subcomité en la Conferencia de Diálogo Nacional de Yemen. La propuesta federal fue aceptada por casi todos los actores políticos del país, excepto por los Houthis y algunas secciones del Movimiento del Sur no aceptaban una división de la antigua RPDC en dos regiones federales.

                                                                       

Actualmente, en el conflicto en Yemen, casi 2,2 millones de niños yemeníes sufren desnutrición y alrededor del 70% necesita ayuda humanitaria, según UNICEF. La gravedad de la crisis humanitaria varía dependiendo de la zona, siendo al-Hudayda y Ta’izz las provincias más pobres.