El arte de lo posible: la reforma europea después de las elecciones italianas

Las elecciones italianas dejan a Macron y Merkel sin socios para una ambiciosa reforma de la UE

ECFR Alumni · Head, ECFR Berlin
Senior Policy Fellow
Kremlin.ru CC0
Also available in

Las elecciones italianas dejan a Macron y a Merkel sin socios para una ambiciosa reforma de la UE. 

En varias formas, el primer domingo de marzo fue una ilustración perfecta del estado de la integración europea. En Alemania, un período de cinco meses sin gobierno llegó a su fin con el respaldo del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) a una coalición con la conservadora Unión Demócrata Cristiana (CDU) y su partido hermano bávaro CSU. Por el contrario, los votantes en Italia se decidieron de manera abrumadora a favor de los partidos euroescépticos o contra la UE.

Mientras que el voto alemán abre la puerta para finalmente abordar el programa de reforma europea, el voto italiano parece cerrarlo al sacar a un jugador importante del juego. Quien quiera que lo lidere, el próximo gobierno italiano será un demandeur pero no un arquitecto de la reforma.

El cuarto gobierno bajo el liderazgo de Angela Merkel ha puesto a Europa en el primer lugar de su agenda, no porque quiera ser tan ambicioso en la reforma de la UE como el del presidente francés Emmanuel Macron. Más bien, el gabinete de Merkel está guiado por otras dos preocupaciones.

En primer lugar, el 'deber hacia Europa' ayuda a legitimar el cambio de tendencia del SPD de descartar otra gran coalición para entrar en otra. Europa necesita fortalecerse y eso requiere un gobierno alemán con una mayoría estable. Europa ahora define nosotros y ellos en la política alemana, con los partidos de centro pro-europeos contra el anti-UE Alternativa para Alemania y (en menor medida) con Die Linke.

En segundo lugar, la reforma europea es importante para Alemania porque es importante para Macron. Desde el punto de vista alemán, él ofrece lo que Sarkozy y Hollande habían prometido, pero no lograron; su agenda de reformas internas es demasiado importante para Alemania como para permitir que se debilite por el fracaso de su agenda de reforma de la UE. Para Merkel y su gobierno, Macron no necesita conseguir una gran victoria (y de hecho no debería, desde el punto de vista de los intereses alemanes), pero no debe fallar.

El nuevo gobierno alemán está preparado para iniciar algunas reformas de la eurozona y la política fiscal, como el establecimiento de un Fondo Monetario Europeo permanente (que originalmente era una idea alemana) y un nuevo presupuesto para financiar reformas estructurales (aunque Berlín preferiría que esté abierto a todos los estados miembros y no solo al Euro-19).

La misma actitud se toma con respecto a la seguridad externa, donde ni PESCO ni la iniciativa de intervención francesa resolverán el problema de Alemania, pero ambas parecen tener suficiente mérito para ser apoyadas. Y, de hecho, parece necesario algún movimiento en ambos temas si Berlín va a obtener el apoyo de Francia en un nuevo enfoque sobre migración / refugiados / seguridad fronteriza.

Sin embargo, aunque el tándem franco-alemán puede ser una condición necesaria para avanzar, no es suficiente, y esto es entendido claramente en París y Berlín. La reforma sustancial necesita más que la cooperación de las instituciones de la UE y los países del Benelux, sobre todo porque ninguno puede darse por hecho.

Francia necesita otros que tengan una visión similar para equilibrar el peso de Alemania, e Italia es su socio más importante en ese sentido. Alemania también necesita socios con ideas afines, y tradicionalmente Italia ha sido el otro gran estado miembro interesado en fortalecer las instituciones de la UE.

Es por eso que las elecciones nacionales italianas son malas noticias para la agenda franco-alemana. Si bien simpatizan con los aspectos de transferencia de la agenda de reforma francesa, ni el Movimiento Cinco estrellas ni la Liga Norte están a favor del marco y la condicionalidad bajo los cuales se realizarían las transferencias. Apuntando a Bruselas y Berlín, ambas partes han rechazado la interferencia externa, y sus promesas de campaña apuntan en la dirección opuesta a la que podría respaldarse con fondos de la UE. Además, no tienen ningún interés en el viejo objetivo italo-alemán de una “unión cada vez más cercana” y una constitución europea.

Pero la política es solo una parte del problema en Italia. El estado de la economía de Italia, las finanzas públicas y la calidad de la gobernanza son más importantes en el contexto de la reforma. Italia es el país donde llegan la mayoría de los refugiados, sobrecargando la capacidad del país. Una política migratoria europea y una fuerza fronteriza europea requerirían la participación activa de Italia para ser significativa.

Los bancos italianos son la razón (algunos discuten el pretexto) para que Berlín retrase el progreso en la unión bancaria. Con tantos préstamos en mal estado, Berlín teme una mutualización de la deuda a través de la puerta trasera, con los contribuyentes europeos apuntalando los bancos de Italia. Además, la brecha de la reforma estructural de Italia es el mayor riesgo de la eurozona. La tercera economía más grande de la UE-27 sufre de reformas regulatorias ausentes, la burocracia ampliamente ineficiente y un poder judicial sobrecargado de trabajo.

Agregando a eso la falta de voluntad y capacidad de un gobierno nuevo y reacio a la UE en Roma para abordar estos asuntos internos, está claro que Italia no será una fuerza positiva para la reforma europea en los próximos años.

¿Podrían otros Estados miembros compensar la ausencia de Italia? Esto parece poco probable. De los otros “seis grandes” miembros, España tiene que lidiar con sus propios conflictos internos, Polonia se opone a la mayoría de la agenda de Macron y Gran Bretaña se va de la UE.

Entonces, ¿qué otras opciones hay para París y Berlín? Irlanda necesita más ayuda sobre Brexit de lo que puede proporcionar en una agenda más amplia; Portugal ha hecho todo lo posible para gestionar su crisis financiera, pero sigue siendo vulnerable; La mejor contribución de Grecia es mantenerse fuera de los titulares; Malta es demasiado pequeña y Chipre sigue siendo una responsabilidad.

Bulgaria y Rumanía están absortas en mantener el rumbo en relación con el estado de derecho, la lucha contra la corrupción y la preparación de Schengen, sin exceso de capital político, y el grupo Visegrád se ha opuesto a cualquier profundización de la integración. Eslovaquia podría ser la excepción a esa regla, pero solo cuando se trata de la agenda de la zona euro de Alemania. Los estados bálticos parecen abiertos y cooperativos, pero carecen de peso para ganarse a los demás. Podrían unirse a una coalición, pero no construirán una.

Este resumen de socios potenciales puede sonar cínico, pero refleja los problemas para Macron y Merkel. El otro grupo de poder que queda es el grupo semi-organizado de los “siete afluentes”: los países nórdicos, Benelux y Austria. Estos estados tienen los medios financieros para la acción, pero cuatro de ellos tienen explícitamente partidos euroescépticos o nacionalistas como parte de la coalición gobernante, y es más fácil encontrar un consenso entre el grupo sobre lo que no quieren que sea la UE.

En la agenda de Macron (presentada en su discurso de la Sorbona el pasado mes de septiembre) y la respuesta alemana a ello, se ha abierto una brecha entre el norte y el sur, mientras que Bélgica, Luxemburgo y Austria permanecen en silencio mientras sus socios del norte dibujan líneas rojas.

Esta semana, los ministros de Finanzas de los Países Bajos, los miembros escandinavos de la UE, los países bálticos e Irlanda emitieron una declaración en la que se posicionaron contra las “agradables” reformas y pidieron a Europa que se concentre en los pasos necesarios. Su agenda se enfoca en completar el mercado único y en mantener a todos los estados miembros involucrados en temas monetarios, respaldando la unión bancaria y un Fondo Monetario Europeo, pero manteniendo a estos últimos estrictamente intergubernamentales.

La afirmación podría fortalecer la posición de Alemania, pero el apoyo viene acompañado de condiciones: vincula a Berlín a sus propias posiciones en un momento en que la interacción con Francia requeriría una mayor flexibilidad. Probablemente, esto es precisamente lo que impulsó a los ocho ministros de finanzas a hablar en voz alta: fortalecer a Alemania, pero también recordar a Merkel las condiciones de apoyo.

En conclusión, no es posible mucho más, pero hay que hacer algo, porque se debe mostrar que la política está haciendo algo. Europa no es una excepción a las amargas lecciones del embrollo político. El statu quo se ha vuelto imposible en varias áreas clave de las políticas europea, pero la política europea no está avanzando. Este no es el momento de reinventar Europa, aunque parece crucial que se tomen medidas más pequeñas que podrían adoptarse en cuestiones fiscales y monetarias, migración y seguridad. Este es ahora el desafío clave para Merkel y Macron.