El futuro de Irán en su vecindad tras las negociaciones nucleares

Los otros países del Golfo podrían verse contrariados por un Irán más aislado

ECFR Alumni · Former Associate Fellow
ECFR Alumni · Former Policy Fellow

El resultado de las charlas sobre el programa nuclear de Irán y el conflicto ininterrumpido en Siria siguen siendo los mayores escollos a la hora de mejorar la relación de Teherán con sus vecinos regionales, según el nuevo Gulf Analysis publicado por ECFR.

El objetivo principal de la presidencia de Rohaní ha sido el intento de llegar a un acuerdo sobre el programa nuclear de Irán con los países del E3+3 (Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia, Estados Unidos y China). Una resolución del punto muerto nuclear y el desmantelamiento de las sanciones significarían la victoria para el presidente Rohaní. Sin embargo, el futuro de un Irán menos aislado puede ser mal visto por los partidarios de la línea dura de Riad o Jerusalén, y reorganizar la relación de Irán con estos y otros vecinos sería un reto clave para Teherán.  

Los países del E3+3 e Irán han conseguido aislar las negociaciones nucleares del conflicto entre Siria e Irak. Pero con el surgimiento de la amenaza común por el ISIS, el deseo de Occidente de cooperar regionalmente y construir puentes con Irán ha suscitado reacciones variadas en el Golfo. Se evalúan las relaciones de Irán con Arabia Saudí, Israel, los estados más pequeños del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (GCC, en sus siglas en inglés), Turquía y Hezbolá:

  • Kirk Sowell analiza que el optimismo prudente inicial que tenía Riad sobre el nuevo presidente Rohaní desapareció debido al miedo de Arabia Saudí de un acercamiento entre Estados Unidos e Irán. La prolongación de las negociaciones nucleares del E3+3 ha mantenido activa la rivalidad entre Riad y Teherán, mientras que el GCC no consiguió presentarse como un grupo unido ante una supuesta amenaza iraní.
  • Shlomo Brom dice que Israel cree que la extensión del plazo hasta mediados de 2015 es la estrategia de Teherán para ganar tiempo para construir un arma nuclear, y que Rohaní no se encarga de la seguridad política iraní. El punto de vista dominante en el gobierno israelí se opone a un acuerdo nuclear y está trabajando activamente con el congreso republicano de los Estados Unidos para evitar que siga progresando.
  • Andrew Hammond remarca que los Estados menores del GCC tienen una relación menos antagónica con Irán, pero esperan la aprobación de EEUU antes de buscar lazos más estrechos. Señala el acercamiento conciliatorio del UAE hacia Teherán y la mejora de relaciones económicas, los lazos estratégicos de Qatar a través de la propiedad compartida del gas, la soberanía compartida de Omán sobre el estrecho de Ormuz y el último acuerdo comercial de Kuwait con Irán.
  • Ziya Meral argumenta que la cooperación creciente de Turquía con Irán en economía y seguridad no se ha convertido en prioridades políticas en Oriente Medio. El régimen de Assad es opuesto al de Ankara, pero apoyado por Teherán. Sin embargo, la seguridad en la frontera de Turquía amenazada por ISIS puede ser fundamental para su futura relación con Irán.
  • Aurelie Daher cree que el compromiso común por la supervivencia del régimen de Assad y la lucha contra ISIS implicarán que las relaciones paramilitares y políticas de Hezbolá con Irán no son propensas a cambiar significativamente en los próximos años. El vínculo principal del grupo es con el Líder Supremo iraní.