La guerra olvidada de Yemen: cómo Europa puede colocar los cimientos para la paz

La "guerra olvidada" de Yemen se acerca al punto de no retorno con la crisis humanitaria más grave de Oriente Medio

ECFR Alumni · Visiting Fellow
Full text available in English
Also available in

La guerra olvidada de Yemen se acerca al punto de no retorno

La “guerra olvidada” de Yemen coincide ahora con el momento más severo de la guerra en Siria, el conflicto que más titulares acapara, y ya no puede ser ignorada por los gobiernos europeos, afirma un nuevo informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

El conflicto ha provocado la crisis humanitaria más grave de Oriente Medio, con un 86 por ciento de la población que necesita asistencia humanitaria, en una situación descrita como “hambruna fronteriza”. El bloqueo aéreo y marítimo dirigido por Arabia Saudí ha cortado eficazmente las importaciones necesitadas desesperadamente en un país que importa el 90 por ciento de sus alimentos.

En este contexto, el colapso tan profundo de las instituciones estatales, la creciente fragmentación del poder y el aumento de las milicias armadas (incluyendo al-Qaeda y el Estado islámico, el último de los cuales se responsabilizó el domingo por un bombardeo que mató a 49 personas en Adén) está conduciendo a Yemen al colapso absoluto. El país se acerca a un punto de no retorno, lo que a su vez podría aumentar directamente los desafíos que enfrenta Europa en la región.

El país se enfrenta ahora a una “generación perdida” de niños que crecen sin educación, desnutridos y con pocas perspectivas laborales más allá de luchar para las milicias, lo que proporciona suelo fértil para el reclutamiento extremista. Con más de 3 millones de personas desplazadas internamente, el conflicto podría pronto provocar una nueva ola de refugiados en Europa.

Como tal, Europa tiene la obligación moral y estratégica de incrementar su interés hacia el conflicto, buscando fortalecer el proceso político estancado y aumentar significativamente la necesaria y urgente ayuda humanitaria. Su enfoque actual se ha definido demasiado tiempo tanto por su aquiescencia hacia los actores beligerantes como por su aparente indiferencia. Pero, con una presidencia de Trump que probablemente reduzca su compromiso político en la región, los estados europeos -con la excepción del Reino Unido, que muchos consideran un beligerante directo en el conflicto debido a su apoyo a la coalición saudí- deben ahora intensificar su papel en evitar que el país se convierta en un completo estado fallido.

A tal fin, Europa debería concentrar sus esfuerzos en un proceso de paz multipista más amplio que busque aumentar la participación local en el proceso de paz dirigido por las Naciones Unidas, para incluir tanto a las fuerzas Huthi como a las anti-Huthi, así como a componentes más amplios del Movimiento de Movilidad Sur (Southern Mobility Movement). El documento del ECFR también pide a los estados europeos que presionen a los estados de la coalición para poner fin al embargo aéreo y marítimo que está resultando tan desastroso para la situación humanitaria sobre el terreno. Dada su estrecha relación con Riad, éste puede ser un papel que el gobierno británico en particular podría desempeñar.

El autor Adam Baron sostiene que: “Yemen ha recibido una fracción de la atención internacional concedida a Siria. Pero en muchos sentidos lo que está sucediendo ahora es peor que en Siria, tanto en lo que respecta a la situación humanitaria como al vacío de control estatal que está dando espacio a los grupos extremistas. El país está alcanzando con rapidez un punto de total anarquía y de fracaso estatal, lo que hará imposible que Europa lo ignore, sobre todo por la posible ola de refugiados yemeníes que podrían buscar refugio en las costas europeas. La indiferencia ha caracterizado durante mucho tiempo la amplia respuesta europea a esta horrible crisis, pero los imperativos morales y estratégicos deben estimular la acción ahora, antes de que sea demasiado tarde “.