La economía de guerra en Siria

La economía de guerra en Siria está prolongando el conflicto

Full text available in English
Also available in

Puedes leer este informe íntegro traducido al castellano en el Cuaderno de Información Sindical nº44, “Siria: esperanzas defraudadas”, publicado por Comisiones Obreras. Lee el PDF aquí.

También puedes escuchar la entrevista que le hicimos sobre este cuaderno a Montserrat Mir, secretaria confederal de Internacional y Cooperación de CCOO.

Tras tres años de conflicto, en el que se estima que han muerto al menos 140.000 personas, la economía de Siria está en ruinas. Muchos activos e infraestructuras han sido destruidos, la mitad de la población vive por debajo del umbral de pobreza y el índice de desarrollo humano ha vuelto a valores de hace 37 años. Se estima que incluso con un crecimiento anual del 5% a Siria le llevaría cerca de 30 años recuperar los niveles del PIB de 2010.

En Syria’s war economy”, el investigador visitante Jihad Yazigi argumenta que en el contexto del conflicto armado vemos la expansión de una economía de guerra, lo que alimenta  la violencia e incentiva la perpetuación del conflicto.

  • La economía siria ha sido testigo de cuatro fases de declive provocadas por el estallido del conflicto, la imposición de sanciones, la expansión del conflicto a los centros de poder económico y la toma (por parte de la oposición) del nordeste, rico en recursos. No obstante, las áreas controladas por el régimen resisten principalmente por el apoyo crucial ofrecido por aliados domésticos e internacionales.
  • La expansión de la economía de guerra en áreas controladas por la oposición se ha intensificado debido a la lucha entre los propios rebeldes por recursos tales como los yacimientos de petróleo y los almacenes de granos, pero el crecimiento de las milicias estatales y el impacto de las sanciones también han llevado a la creación de nuevas y poderosas redes dentro del régimen. Un número creciente de grupos en ambos bandos obtienen hoy importantes beneficios del conflicto, lo que les otorga un incentivo poderoso para prolongar la lucha.
  • La relativa autonomía conseguida por los actores locales involucrados está creando nuevos centros de poder que probablemente se enfrentarán a cualquier gobierno central en el futuro. La enquistada fragmentación de la economía supone que las áreas controladas por el régimen y las que controla oposición están cada vez más desconectadas.

Aun así, la fragmentación de la economía podría ser también parte de la solución para la crisis: Europa y otros actores internacionales deberían considerar un acercamiento construido en torno a un sistema político descentralizado como forma de apaciguar los miedos de ambas partes y proveer una vía para trabajar hacia un nuevo consenso nacional de abajo hacia arriba.

Al tiempo que la seguridad ha colapsado, una economía informal que incluye saqueos, secuestros y contrabando se ha convertido en una importante fuente de ingresos. Están surgiendo redes de negocios completamente nuevas, con frecuencia ilícitas, y nuevos grupos y personas están adquiriendo poder a costa de la clase empresarial tradicional” – Jihad Yazigi.

También puedes escuchar la entrevista que le hemos hecho a Motserrat