¿Es la alianza entre Rusia y China un peligro para la UE?

La Rusia de Putin ha dado un giro dramático hacia China tras las sanciones impuestas hace un año

ECFR Alumni · Former Visiting Fellow
Full text available in English
Also available in

La Rusia de Putin ha dado un giro dramático hacia China tras las sanciones impuestas hace un año. Pese a la reticencia inicial sobre el auge económico de China, la firma de los acuerdos por 400 mil millones de dólares para exportar gas a China y  por 24,5 mil millones de dólares por canje de divisas demuestran la apertura rusa hacia la participación de China en infraestructura.

En un nuevo informe de ECFR titulado ‘A “Soft Allliance”? Russia-China Relations After the Ukraine Crisis’, el investigador Alexander Gabuev estudia cómo el giro hacia Asia es para Putin una manera de fortalecer las partes más vulnerables de su economía: la dependencia del mercado energético europeo, la dependencia de los mercados de capitales occidentales y la dependencia tecnológica.

Gabuev explora el cambio en la relación entre estos dos poderes. El principal peligro para la UE reside en el fortalecimiento de la economía rusa ante las sanciones y una inclinación más clara por China.

Las dos posibles respuestas que la UE puede ofrecer son:

  • Tratar de aislar a Rusia mediante la adopción de sanciones junto a EE.UU. contra las compañías de terceros países que hagan negocios con las entidades rusas sancionadas.
  • Crear otras opciones para Rusia, permitiendo a Japón y a Corea del Sur que no se adhieran al régimen de sanciones.

Cuanto más obligada a orientarse hacia China esté Rusia, más importantes serán las consecuencias. Algunos elementos clave, como los acuerdos de armas y el control de China sobre los depósitos de recursos, podrán volverse irreversibles y tener un efecto a largo plazo en Rusia, en los intereses europeos y en la seguridad global —incluso después de que Putin abandone su cargo.” dice Gabuev.