Las elecciones en Túnez y la consolidación de la democracia

Europa debería replantear su política para el Mediterráneo y priorizar el apoyo a Túnez

Full text available in English
Also available in

Con la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales, Túnez está dando un paso más hacia la democracia. Que la transición del país siga adelante será una poderosa señal de que la democracia puede asentarse en el mundo árabe. No obstante, Túnez se enfrentará a una serie de desafíos tras las elecciones. Para evitar que los tunecinos pierdan la confianza en la democracia, sus políticos tendrán que formar gobierno sin volver a caer en la polarización anterior y tendrán que encontrar soluciones eficaces a los apremiantes retos económicos y de seguridad. Más allá de eso, Túnez tendrá que emprender reformas fundamentales en la administración pública, las fuerzas de seguridad y el poder judicial, reconfigurando el Estado con el fin de cumplir con las aspiraciones de la revolución. La UE tiene un enorme interés en que el caso de Túnez sea exitoso.

En el nuevo informe de ECFR, Tunisia’s elections and the consolidation of democracy, el investigador Anthony Dworkin argumenta que teniendo en cuenta las malas perspectivas en otros países de la región, Europa debería considerar una revisión de su política mediterránea, priorizando su apoyo a Túnez a través de:

  • Contribuir a que las medidas económicas a corto plazo no perjudiquen a los ciudadanos más desfavorecidos de Túnez.
  • Ayudar al país a combatir el terrorismo de una forma más responsable.
  • Europa también debe redoblar sus esfuerzos para promover intercambios educativos y culturales con el pueblo tunecino.
  • Impulsar inversiones que creen puestos de trabajo y mejorar los servicios.
  • Colaborar como socio en la reforma del Estado.

Túnez podrá desarrollar las aspiraciones que movieron a su pueblo a la revolución sólo a través del cambio en la vieja guardia que todavía habita las instituciones estatales” afirma Anthony Dworkin.