El replanteamiento de la política exterior de China

China debe priorizar las relaciones con sus vecinos

ECFR Alumni · Director, Asia and China Programme
Senior Policy Fellow
ECFR Alumni · Associate Fellow
Full text available in English
Also available in

En el marco de la Iniciativa de la Ruta de la Seda, lanzada en otoño de 2013, China ha anunciado un gran número de proyectos económicos como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras que suponen un fuerte impulso hacia el establecimiento de una vecindad asiática.

En esta nueva edición del China Analysis, “Explaining China’s foreign policy reset” se analiza la articulación geopolítica de la nueva apertura económica del país y los expertos comentan el viraje de la política exterior de Xi Jinping para priorizar de nuevo las relaciones de vecindad. Estos son algunos de los puntos principales:

  • El “Siglo de China” aún no ha llegado, y China no tiene ni la capacidad ni la voluntad de competir por el liderazgo mundial en un orden aún hegemonizado por Estados Unidos. De hecho, China todavía tiene que resolver algunos problemas internos, así como desarrollar y profundizar todo el potencial de su poder nacional.
  • El ascenso de China es imparable, pero no es violento; no representa una amenaza para la paz mundial. No obstante, la emergencia de China es simultánea a la decadencia de Japón y Estados Unidos, lo que obligará a los tres actores a competir –aunque no a enfrentarse, por limitaciones estructurales–.
  • Por ello, China debe adoptar una estrategia dual, estableciendo un nuevo tipo de relación como gran potencia con países desarrollados, al tiempo que mejora sus relaciones con los países en desarrollo y con la región.
  • En suma, China debe priorizar las relaciones con su vecindad, dado que la clave para un ascenso sostenible es que su periferia sea pacífica y estable. Para hacerlo, China está dispuesta a compartir los beneficios de su desarrollo, con las iniciativas de la Ruta de la Seda.