Cumbre UE-China: ¿Una nueva estrategia europea para Asia?

¿Por qué Europa necesita una nueva estrategia para Asia?

ECFR Alumni · Director, Asia and China Programme
Senior Policy Fellow
Full text available in English
Also available in

La estrategia europea hacia Asia no está alineada con las tendencias propias del continente. Asia no está interesada en importar las instituciones multilaterales de seguridad y de arbitraje internacional de Occidente y la UE debería abandonar sus esfuerzos por replicar sus propias soluciones de pos-guerra en el contexto asiático. En su lugar, debería centrarse en premiar el compromiso y utilizar su creciente comercio armamentístico con la región para adoptar un papel más activo en seguridad y defensa” – François Godement

La Cumbre entre la UE y China que se ha celebrado esta semana –la primera con el nuevo liderazgo chino– podría ser el comienzo de una nueva y ambiciosa relación entre la UE y China. Pero no va a ser fácil. China se ha estancado en el Acuerdo de Asociación y Cooperación y está por ver si el acuerdo de inversiones propuesto es un paso hacia adelante. Como siempre, el liderazgo chino propone una dura negociación, por lo que será difícil lograr un nuevo pacto entre ambas partes.

Por su parte, la Cumbre entre la UE y Japón celebrada esta semana ha producido una declaración conjunta sin precedentes tanto en el ámbito comercial como de seguridad: la UE apoyará iniciativas diplomáticas que apacigüen las tensiones marítimas en Asia Oriental. La Cumbre también sirvió para avanzar en el Acuerdo de Libre Comercio. Sin embargo, estas negociaciones están a la sombra de la principal negociación comercial de Japón apoyada por Estados Unidos: el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (conocido en inglés como TPP).

Todo ello hace evidente la necesidad de una política europea más ambiciosa hacia Asia. En una nueva publicación de ECFR “Divided Asia: the implications for Europe”, el investigador François Godement apunta que Europa debería desarrollar una nueva estrategia para Asia que sea honesta, ambiciosa y, sobre todo, regional. Ello debería incluir:

  • Creación de un Partenariado Europa-Asia: Centrarse como ha hecho hasta ahora la UE en los acuerdos bilaterales de comercio ya no es suficiente. Europa necesita elaborar una propuesta de comercio e inversiones de alcance regional que pueda competir con el TPP respaldado por EE.UU. y ofrecerle a China la oportunidad de unirse. De lo contrario, se arriesga a quedarse atrás en cuanto al acceso a los mercados regionales que están expandiéndose.
  • Enfocarse en la seguridad energética regional: Asia necesita nuevas fuentes de energía para su desarrollo económico. Europa debe priorizar la mejora de su seguridad energética a través de iniciativas comunes, que vayan desde la limitación del uso de sanciones a la creación de un acuerdo sobre derechos de navegación y el uso compartido de recursos y de la vigilancia de las zonas económicas exclusivas.
  • Una estrategia común para la venta de armas a Asia: La venta de armas está creciendo a raíz de la carrera armamentística en la región y Europa es uno de los jugadores principales. En el ámbito de la seguridad Europa es un actor más importante en Asia de lo que se cree. Pero la falta de una estrategia europea común continúa mermando la influencia de Europa en la región.