Trump – Jong Un: Lectura a través del póker del mentiroso

Cada uno de los dos tiene un interés personal y estratégico en llegar a un acuerdo. Ya no pueden detener el juego que ha comenzado.

ECFR Alumni · Director, Asia and China Programme
Senior Policy Fellow
(stephan)/Flickr CC BY
Also available in

Cada uno de los dos tiene un interés personal y estratégico en llegar a un acuerdo. Ya no pueden detener el juego que ha comenzado.

Esto no es una tregua, es una apuesta con intereses crecientes. Corea del Sur, Japón e incluso China se encuentran en un segundo plano. Tanto Kim como Trump tienen un gran incentivo personal y estratégico para lograr un avance. La reunión por sí sola es una gran ganancia para Kim, pero con enormes riesgos de seguimiento. Donald Trump perdería credibilidad si la apertura de Corea del Norte resultara ser un truco, y tendría que devolver el golpe.

A juzgar por el asombro de los analistas estadounidenses y chinos, está claro que ha comenzado un juego de póquer sin precedentes. El Secretario de Estado saliente, Rex Tillerson, subrayó el 9 de marzo que serán necesarias varias semanas para organizar el próximo encuentro entre Donald Trump y Kim Jong Un. Sin embargo, admitió que ha habido un cambio “radical” en la postura de Corea del Norte.

Durante el año pasado (y en contra de los consejos del Pentágono y muchos otros), Trump ha amenazado repetidamente con un golpe a Corea del Norte, al tiempo que endurece las sanciones de Estados Unidos y amonesta a China por su inacción. El presidente surcoreano Moon Jae-in ha sido marginado por la línea dura de Trump y por el desprecio de Kim Jong-Un hacia cualquier contacto de alto nivel desde la elección de Moon. Sin embargo, tiene el mérito de haber servido como intermediario en la fase inicial de este nuevo juego.

China, que se retira gradualmente en su oposición a sanciones más duras, es en este momento un espectador. Por supuesto, China siempre ha promovido la idea de conversaciones directas entre los EE. UU. y Corea del Norte, pero esto fue con la expectativa de que seguiría siendo fundamental en cualquier desarrollo.

Esto ya terminó. Ahora dos personajes fuertes e inusuales están ejecutando el juego. En primer lugar, Donald Trump (al parecer siguiendo su propio guion de El arte de la negociación) ha amenazado con un ataque militar con más credibilidad que cualquiera de sus predecesores (al igual que Kennedy con Cuba en 1962), aunque desde el principio (mayo de 2017) emitió su voluntad de reunirse con Kim Jong Un. Bill Clinton también consideró esa posibilidad, pero fue al final de su segundo mandato, y su secretario de Estado fue humillado en Pyongyang.

En segundo lugar, está Kim Jong Un. Después de haber declarado el éxito del programa nuclear de Pyongyang, ahora tiene una baza para las negociaciones: una sugerencia de que la desnuclearización y el abandono del programa de misiles de Corea del Norte está sobre la mesa. Esta afirmación justifica un sano escepticismo. Estados Unidos y otros se han sentado en la mesa con Corea del Norte muchas veces, solo para que se les venda el mismo caballo una y otra vez. Esta vez, Pyongyang tendrá que hacer una oferta mucho más grande, pero hasta ahora no ha habido una propuesta directa.

Sin embargo, el giro de 180º de Corea del Norte ilustra un aspecto de disuasión mutua: puede alentar las conversaciones e incluso el desarme. Ciertamente, dos lógicas chocan. Por un lado, hay un régimen que no ve otra garantía de supervivencia que la amenaza de la fuerza, dentro y fuera. Esta amenaza se ha vuelto creíble no solo para sus vecinos de Corea del Sur y Japón, sino también para los Estados Unidos. “Morir por Pyongyang” es la opción menos apetecible para Estados Unidos. Pero igualmente, la existencia continua de una amenaza existencial de Corea del Norte sigue siendo inaceptable para la opinión pública de los Estados Unidos y para gran parte de la comunidad estratégica.

Estas dos lógicas han estado en rumbo de colisión por algún tiempo. De los dos jugadores, Corea del Norte ha parpadeado primero. Aunque uno considere o no a Trump como un loco, ciertamente ha impresionado a Kim Jong Un. Kim ha propuesto a los surcoreanos la supresión de las pruebas nucleares y balísticas, mientras que Estados Unidos no renuncia a las maniobras militares. Esta no es la 'congelación dual' promovida por China y Rusia.

Por supuesto, Kim también obtendría ganancias instantáneas de cualquier trato. Llegaría a una especie de paridad diplomática con Estados Unidos, y ese ha sido siempre un objetivo central del programa nuclear. También escapó de la apretada soga de China; en los últimos tres años, China ha tenido que implementar más sanciones, y ya no ofrece la suficiente protección como para justificar su influencia en las decisiones de Corea del Norte.

El resultado de este juego no es la distensión ni una reducción de la tensión. Por el contrario, las apuestas están aumentando. Donald Trump perderá credibilidad si la apertura de Corea del Norte resulta ser un truco.

El problema inmediato será la verificación in situ. Sucede que un desarme que involucra la destrucción de misiles y armas nucleares existentes es más fácil de observar que cualquier difusa suspensión. Estados Unidos no esperará ocho años, como fue el caso después del acuerdo nuclear entre EE. UU. y la República Popular de Corea del Norte de 1994 en Ginebra, para llegar a sus propias conclusiones.

Para Kim Jong Un, ir más allá de una pausa, hacia una suspensión o un desarme nuclear y balístico, es renunciar al único as que el régimen ha tenido desde 1991. Esta es una aventura. La confianza nunca ha sido parte del espíritu de Pyongyang.

A partir de esta reunión, Kim necesita obtener enormes compensaciones diplomáticas y materiales. El apoyo de China a un verdadero acuerdo de paz es poco entusiasta. Era adverso a cualquier conflicto militar real, pero no obtendría ningún beneficio de un acuerdo de paz en la península de Corea. Corea del Sur, Japón e incluso China se han retirado a un segundo plano, dejando el escenario a estos dos jugadores. Cada uno de los dos tiene un interés personal y estratégico en llegar a un acuerdo. Ya no pueden detener el juego que han comenzado.

 

El artículo fue publicado por primera vez en francés en Le Figaro el 9 de marzo de 2018.