No van a renunciar

Por supuesto, es fácil entender los motivos políticos y económicos por los que Rusia se siente unida a Ucrania. Sin Ucrania, el grandioso plan de Putin, la misma razón de existir de su tercer mandato en el poder, la “Unión Euroasiática”, tendría demasiado componente asiático. Putin, desilusionado ante las críticas que le llegan de Europa, es aficionado a hablar de un giro hacia China y Asia oriental, pero, a pesar de los rumores que llegan de que hay interés en Turquía y, curiosamente, Siria, el proyecto euroasiático consistiría sobre todo en una alianza entre Rusia y esos países de Asia central a cuyos trabajadores inmigrantes detestan los nuevos nacionalistas rusos. En cambio, los ucranios son eslavos, como ellos. Además, la unión con Ucrania sirve como distracción de los problemas en el Cáucaso norte. Leer todo en elpais.com

Senior Policy Fellow

Por supuesto, es fácil entender los motivos políticos y económicos por los que Rusia se siente unida a Ucrania. Sin Ucrania, el grandioso plan de Putin, la misma razón de existir de su tercer mandato en el poder, la “Unión Euroasiática”, tendría demasiado componente asiático. Putin, desilusionado ante las críticas que le llegan de Europa, es aficionado a hablar de un giro hacia China y Asia oriental, pero, a pesar de los rumores que llegan de que hay interés en Turquía y, curiosamente, Siria, el proyecto euroasiático consistiría sobre todo en una alianza entre Rusia y esos países de Asia central a cuyos trabajadores inmigrantes detestan los nuevos nacionalistas rusos. En cambio, los ucranios son eslavos, como ellos. Además, la unión con Ucrania sirve como distracción de los problemas en el Cáucaso norte.

Leer todo en elpais.com