Mark Leonard en New Statesman sobre el fin de la era americana

Mientras decae el poder estadounidense emerge un mundo con nuevos actores y amenazas

Estados Unidos, la potencia hegemónica al que Occidente miraba en busca de seguridad, se retira de Afganistán mientras China redobla sus esfuerzos negociadores con los talibanes. Este es sólo uno de los múltiples ejemplos que señala Mark Leonard en su artículo Farewell to the American century que ha publicado en junio en New Statesman y en el que analiza los cambios en el mundo, sobre todo en materia de actores y seguridad. 

Este nuevo mundo se verá influido por multitud de potencias que compiten a través de guerras híbridas, sanciones económicas y maniobras navales y en el que el plano económico es dominado por China y el capital occidental. Mientras las diferentes actuaciones militares americanas como la Guerra de Iraq en 2011 han dejado tras de sí la amenaza del Estado Islámico “como los nuevos niños de la guerra”, que diría Cockburn, China tiende lazos económicos y comerciales a través de la Ruta de la Seda y aumentando su poder en África en el que se ha venido a llamar “el segundo continente chino” o “continente de prueba expansiva” de cara a una expansión en países en vías de desarrollo.

Muchos analista piensan que Obama plantea el ocaso estadounidense pero Joseph Nye sugiere que el poder blando desarrollado por EEUU y su capacidad de adaptación permite periódicamente que se reinvente. Nadie podrá suplantar el papel que EEUU llevó a cabo en décadas recientes, basado más en alianzas que en colonias. Pero como apunta Mark Leonard, incluso Nye debe reconocer que la edad dorada americana ya pasó en el siglo 20 y que ha llegado el momento de una era post americana.

Si quieres leer el artículo entero pincha aquí.