¿Cuál es la dinámica entre los pesos pesados de la UE frente al Brexit?

La encuesta EU28 de ECFR permite diseccionar las complejas relaciones dentro de los "Seis Grandes", evaluando estas y otras relaciones intergrupales bilaterales y trilaterales ante el Brexit

ECFR Alumni · Research Assistant
CC/ Pixabay CC BY

El eje franco-alemán, los Tres Grandes y el Triángulo de Weimar son constelaciones bien conocidas de los pesos pesados europeos. La encuesta EU28 de ECFR permite diseccionar las complejas relaciones dentro de los “Seis Grandes”, evaluando estas y otras relaciones intergrupales bilaterales y trilaterales ante el Brexit.

La agrupación de los Estados miembros más grandes de la UE – acuñada “los Seis Grandes” en los círculos académicos, así como en el periodismo – se basa en las similitudes de tamaño en lugar de razones geográficas. Los pesos pesados se agrupan en diferentes constelaciones. Los “Tres Grandes” (Alemania, Francia y Reino Unido) habitualmente unen sus fuerzas con Italia y España (respectivamente, los “Cuatro Grandes” y los “Cinco Grandes”). Dos años después de la ampliación de la UE en 2004, Polonia se unió a las reuniones informales y regulares de los seis ministros del interior de los Estados miembros más grandes.

La encuesta EU28 de ECFR de 2016, realizada entre profesionales de políticas y observadores expertos de los 28 Estados miembros después del referéndum del Brexit, brinda una visión de los grandes estados miembros que comparten la mayoría de los intereses, se contactan primero o más a menudo y se encuentran más receptivos. La Figura 1 muestra que todos los miembros de los Seis Grandes están vinculados entre sí, en grados diferentes. La anchura de las líneas y las cabezas de las flechas representan la fuerza media de las ataduras.

Figura 1: Lazos estructurales entre los Seis Grandes 

La figura 1 se basa en los datos acumulados de las preguntas de la encuesta EU28: “¿En su opinión o experiencia, con qué otros gobiernos se pondría su gobierno en contacto en primer lugar y/o más en asuntos de la UE ?; (“…”) ¿Generalmente comparten muchos de los intereses y preferencias de su propio país en las políticas de la UE ?; (“…”) ¿y han demostrado ser más receptivos o son más fáciles de trabajar? (Seleccione hasta cinco).

El filtrado de los lazos intergrupales débiles y la toma en consideración de la reciprocidad (por defecto) en lugar de la fuerza media de la unión, resulta en un gráfico más simple que representa el grado de centralidad de los miembros del grupo con más claridad (Véase figura 2). El lugar de los nodos en la figura corresponde con la posición central / periférica del actor en la red. Los más destacados son Alemania y Polonia como el actor más y menos central de la red de los Seis Grandes respectivamente. El primero recibe “votos” de todos los pesos pesados – siendo el punto focal de la agrupación – y el segundo de ninguno, siendo un realmente un caso aparte. Es más, incluso después de haber decidido abandonar la UE, el Reino Unido sigue siendo el segundo más central entre ellos -tres flechas apuntan a él, al igual que Francia.

Figura 2: Fuertes lazos entre los Seis Grandes

La figura 2 está binarizada (umbral ≥ 0.075). El umbral se basa en el valor de empate medio en los Seis Grandes (0,0795). En contraste con los lazos azules, los lazos grises no son reciprocados por encima del umbral. La figura 2 también nos permite evaluar los lazos inter-grupos bilaterales y trilaterales que existen dentro de esta red.

El Triángulo de Weimar

Los estudiosos han citado la cooperación subdesarrollada entre Francia y Polonia como el problema estructural que incapacita el Triángulo de Weimar (Alemania, Francia y Polonia). [1] Si bien tiene un fuerte valor simbólico debido a su declarada responsabilidad común europea, la encuesta EU28 de ECFR demuestra que esta constelación es algo menos que triangular, comprendiendo un hilo alemán-francés y alemán-polaco. Además, en septiembre de 2016, los legisladores y observadores expertos alemanes que participaron en la encuesta indicaron que Berlín no valora tanto Varsovia como viceversa (véase la figura 2).

Con las elecciones federales alemanas del 24 de septiembre, el manifiesto del partido de Angela Merkel ha declarado su objetivo de poner en marcha el motor franco-alemán, así como revivir el Triángulo de Weimar. Sin embargo, se necesitan tres para el tango. Las relaciones polaco-francesas bajo los recién elegidos Emmanuel Macron y Andrzej Duda están en un nuevo punto bajo. Durante su campaña presidencial, Macron amenazó con sanciones de la UE a Polonia por violar los derechos y valores europeos. Además, sus ambiciosos planes para reconstruir la UE en torno a un club al que Polonia no pertenece (es decir, la eurozona) podrían encerrar aún más a Polonia en el este. El Brexit podría inducir a Polonia a dejar el resentimiento y salvar la brecha estructural con los franceses. Varsovia tiene a Londres en alta estima (véase la figura 2), pero si se centrara exclusivamente en Alemania, el punto focal de la agrupación, su posición en la futura red de los Cinco Grandes se debilitaría. Sin socios alternativos a los que ir de manera realista, Polonia se haría estratégicamente irrelevante para Berlín. De hecho, los primeros signos de un acercamiento a París son ya visibles: Duda tiene la intención de invertir el curso establecido por el gobierno de derecha del partido Ley y Justicia, que prefiere una nueva asociación con el Reino Unido que un acuerdo menor con el Triángulo de Weimar (veáse la figura 2). [2] En cualquier caso, como sostienen otros como Vivien Pertusot, incluso en caso de simetría real donde la relación de Polonia con Francia fuera tan fuerte como con Alemania, ningún Triángulo de Weimar podría reemplazar el excepcional eje franco-alemán sobre el que se modeló. [3]

El tándem franco-alemán + 1 

Otras constelaciones que siguen la fórmula “Francia y Alemania + 1” realmente hacen un triángulo, aunque con un lado desequilibrado. “Los Tres Grandes” se ha caracterizado por un equilibrio constante entre tres Estados miembros que comparten puntos comunes y tienen diferencias fundamentales, pero en los que las relaciones con el Reino Unido son generalmente más débiles. [4] En la figura 2 se ve que hacen un trío, con el borde franco-británico desequilibrado. Los encuestados británicos revelan que el Reino Unido es el único estado miembro grande que se centra fuertemente en un país después del referéndum Brexit, concretamente Alemania. Metafóricamente hablando: el “amor” enviado al Reino Unido desde Francia sigue sin respuesta. Con Reino Unido fuera (el único otro gran país al que Berlín está devolviendo su favor además de Francia), Berlín tendrá que reorientarse con más que París, ya que Francia está poniéndose en contacto con todos los grandes Estados miembros, aparte de Polonia (veáse la Figura 2).

La encuesta EU28 demuestra que el triángulo de Berlín-París-Roma tiene un lado desequilibrado también: la relación desigual entre Alemania e Italia (véase la figura 2). Alemania y Francia supuestamente solían contactar individualmente a Italia, cada uno evadiendo al otro para demostrar mutuamente su propio poder [5]. Tal dinámica competitiva podría pertenecer a una época pasada, como es el caso de la cumbre de Versalles de marzo de este año, en la que Francia, Alemania, Italia y España trazaron el post Brexit de la UE. Al igual que Roma, Madrid probablemente se beneficiará del abandono de Londres, posiblemente desarrollando un vínculo estructural fuerte y recíproco con Berlín en un futuro próximo (véase la figura 2).

El Triángulo mediterráneo

El triunvirato de los grandes países del Club Med -Francia, Italia y España- también se puso de manifiesto en investigaciones anteriores en los años 2000 (sobre los patrones de cooperación en los grupos de trabajo del Consejo antes y después de la ampliación de 2004). [6] De manera injustificada, como revela la encuesta EU28 de ECFR. Desde el referéndum de Brexit, la relación triangular entre Francia, Italia y España ha demostrado ser la más sólida de las constelaciones trilaterales, con fuertes lazos recíprocos entre todos los actores. Con el adiós al Reino Unido cada vez más cerca, esto demostrará ser una sólida asociación. Sin lazos estructurales fuertes entre el Reino Unido y los pesos pesados ​​mediterráneos (véase la figura 2), esta relación está hecha “a prueba de Brexit”.

En el pasado, los Estados miembros más pequeños han lanzado una variedad de acusaciones hacia los “Seis Grandes”: reuniones formales de la UE a puerta cerrada, formar una camarilla y violar los principios de la cooperación europea. Por lo tanto, en cualquier constelación, los cinco pesos pesados ​​restantes tendrán que tener en cuenta que unirse para impulsar la integración de la UE podría, de hecho, resultar ser contraproducente.

 

Exención de responsabilidadlos datos ECFR se han introducido en Ucinet utilizando la función Netdraw para dibujar las figuras 1 y 2.


[1] Defrance et al. 2014: 26; Koopman 2016: 11

[3] Maras 2015

[5] Demesmay and Stark 2015: 11-12

[6] Naurin and Lindahl 2008: 74

[7] Beunderman 2007; Koerber Stiftung 2009

 

Bibliografía

Beunderman, M. (2007) ‘Berlin keen to use informal chats with EU’s big six’ EU Observer. Retrieved from: https://euobserver.com/justice/23245

Borgatti, S.P., Everett, M.G. and Freeman, L.C. 2002. Ucinet for Windows: Software for Social Network Analysis. Harvard, MA: Analytic TechnologiesDefrance, C. et al. (2014)Deutschland – Frankreich – Polen seit 1945. Transfer und Kooperation. Frankfurt am Main: Peter Lang.

Demesmay, C. and H. Stark (eds.) (2015) ‘Den deutsch-französischen Dialog öffnen Dreieckskonstellationen im Dienste der europäischen Integration’ DGAP Analyse 6,1-55.

Koopman, M. (2016) ‘Europa braucht Weimar. Perspektiven des Weimarer Dreiecks in Krisenzeiten’ Genshagener Papiere 18, 1-24.

Körber Stiftung (2009), Is a Common European Foreign Policy Possible? Retrieved at: https://www.koerber-stiftung.de/en/bergedorf-round-table/round-tables/143rd-round-table.html

Maras, I. (2015): Deutschland, Frankreich, Polen: Potenziale nutzen, um die Symbolkraft zu überwinden. In: Den deutsch-französischen Dialog öffnen – Dreieckskonstellationen im Dienste der europäischen Integration. DGAP-Analyse 6, 15–17

Naurin, D. and R. Lindahl (2008) ‘East-north-south: coalition-building in the Council before and after Enlargement’ in: D. Naurin and H. Wallace. (eds.), Unveiling the Council of the European Union. New York: Palgrave Macmillan, 23-35.

Pertusot, V. (2015) ‘Deutschland, Frankreich, Vereinigtes Königreich: Selten Stärke, häufig Stagnation’ in: C. Demesmay and H. Stark (eds.), Demesmay, C. and H. Stark (eds.), Den deutsch-französischen Dialog öffnen Dreieckskonstellationen im Dienste der europäischen Integration, 27-30.