Carta abierta del grupo de trabajo europeo sobre Egipto

Carta abierta a líderes europeos y decisores políticos sobre los acontecimientos actuales en Egipto

A los líderes europeos y decisores políticos:

Creemos que es hora de que la UE adopte una posición sobre los acontecimientos actuales en Egipto, una posición que esté claramente definida y sirva en mejor medida a los intereses tanto de la ciudadanía europea como egipcia. Durante algún tiempo, la UE ha permanecido en silencio respecto a los preocupantes asuntos políticos, judiciales y de derechos humanos en Egipto, al tiempo que varios Estados miembros han tomado medidas para normalizar sus relaciones con el Presidente Abdel Fattah el-Sisi y su gobierno. Aún así, la política del gobierno egipcio ha alcanzado un punto en el que la existencia de una comunidad independiente basada en los derechos humanos está en cuestión, con una flagrante ausencia de responsabilidades por actos de tortura, muertes bajo custodia policial y desapariciones forzosas, a pesar de la abrumadora evidencia existente sobre la directa implicación de los oficiales e instituciones de seguridad egipcios en la ejecución de este tipo de prácticas represivas. La muerte de Giulio Regeni y las preguntas sin respuesta que la rodean, que naturalmente monopolizan la atención de Italia y la UE, también son representativas de un problema mucho más amplio que afecta a una gran multitud de ciudadanos egipcios.

La reciente reapertura del caso de “financiación extranjera”, dirigida a debilitar a las principales organizaciones promotoras de los derechos humanos en el país, amenaza con eliminar a los principales grupos que tratan de documentar los abusos de derechos, y podría llevar a la proclamación de sentencias de condena perpetua para trabajadores y defensores de los derechos humanos. En lugar de perseguir a estos grupos, el mismo gobierno debería tomar medidas para afrontar el problema de abuso de poder por parte de los servicios de seguridad, que está provocando un descontento creciente en Egipto y una extendida preocupación entre la opinión pública europea. Asimismo, el gobierno debería abandonar la práctica de apresar a sus ciudadanos por sus opiniones políticas o por llevar a cabo protestas pacíficas. La política actual ha probado ser contraproducente incluso en referencia concreta a la estabilidad del país, y se ha convertido en un obstáculo innegable para la cooperación con la Unión Europea. De forma más general, el excesivo peso de la seguridad en el pensamiento del régimen egipcio, cuyo principal recurso es la represión, y el fracaso a la hora de desarrollar un enfoque inclusivo han impedido el progreso económico y social de Egipto.

Por tanto, sugerimos que los líderes europeos  deberían lanzar el siguiente mensaje a las autoridades europeas:

· La UE y sus Estados miembros están convencidos de la importancia de las relaciones de la UE con Egipto, y comprometidos a apoyar el desarrollo político, social y económico inclusivo del país. Egipto y la UE están destinados a trabajar juntos en numerosos ámbitos, incluyendo significativos intereses compartidos en cuestiones de seguridad, estabilidad regional y lazos comerciales.

 · Sin embargo, la futura relación entre la UE y Egipto se retrasará inevitablemente mientras las autoridades egipcias persistan en el desarrollo de políticas que la UE perciba como contrarias a sus principios fundamentales, incluyendo el hostigamiento a los grupos de derechos humanos, impunidad de las violaciones de tales derechos por parte de las fuerzas de seguridad, o el apresamiento de opositores políticos. Estas políticas no traerán la estabilidad que tanto Egipto como la UE tratan de conseguir. 

 · La UE cree que Egipto debería por tanto: 1) Llevar a cabo una reforma del sector de la seguridad que particularmente acabaría con el uso de la tortura y las desapariciones forzosas por parte de los agentes estatales, en línea con los estándares internacionales reconocidos; 2) Derogar las leyes que permiten el acoso y hostigamiento de organizaciones de la sociedad civil, así como las leyes que penalizan la protesta pacífica, y descartar los actuales procesos judiciales bajo tales leyes; 3) Liberar a aquellos puestos en prisión por protestar de forma no violenta o expresar sus opiniones políticas, idealmente a través de una amnistía a gran escala.

 · La UE está preparada para ofrecer cualquier tipo de asistencia o apoyo que se pudiera requerir a la hora de acometer estas reformas, y espera ser capaz de profundizar sus relaciones con Egipto al tiempo que el país avanza en esta dirección. En su ausencia, no obstante, las relaciones de la UE con Egipto no pueden evitar verse afectadas, y la UE continuará prestando atención a estos asuntos y exponerlos públicamente en las plataformas adecuadas.

 · La UE extenderá su solidaridad y apoyo a Italia mientras trata de averiguar la verdad y obtener justicia por la tortura y asesinato de Giulio Regeni.

 

Esta carta fue publicada en inglés el pasado 15 de abril y la firmaron:

Anthony Dworkin, European Council on Foreign Relations (ECFR) co-chair

Issandr El Amrani, International Crisis Group (ICG) co-chair

Rasmus Alenius Boserup, Danish Institute for International Studies (DIIS)

Haizam Amirah Fernández, Real Instituto Elcano (RIE)

Koert Debeuf, International Institute for Democracy and Electoral Assistance (IDEA)

Dina Fakoussa, German Council on Foreign Relations (DGAP)

Stéphane Lacroix, Centre d’Etudes et de Recherches Internationales, Sciences Po (CERI)

Daniel Levy, European Council on Foreign Relations (ECFR)

Arnold Luethold, Geneva Centre for the Democratic Control of Armed Forces (DCAF)

Charles Powell, Real Instituto Elcano (RIE)

Stephan Roll, German Institute for International and Security Affairs (SWP)

Patrycja Sasnal, Polish Institute of International Affairs (PISM)

Nathalie Tocci, Italian Institute for International Affairs (IAI)

Richard Youngs, Carnegie Endowment for International Peace (CEIP)