Alejandra Kindelán: “Esta crisis encuentra al sector bancario más sólido, y eso es una suerte y una responsabilidad.”

Alejandra Kindelán, Directora del Servicio de Estudios y Public Policy del Banco Santander, examina la respuesta económica a la crisis del Covid-19 en la entrevista realizada por José Ignacio Torreblanca, Jefe de la Oficina de Madrid e Investigador Principal del European Council on Foreign Relations para la serie España y Europa en tiempos de crisis

Head, ECFR Madrid
Senior Policy Fellow
.

José Ignacio Torreblanca (JIT): ¿Cómo ha sido el impacto de la pandemia en los procesos en el banco desde el punto de vista de la organización, también vitalmente? ¿Qué ha supuesto y cuál ha sido la experiencia vuestra?

Alejandra Kindelán (AK): Yo te diría que han cambiado muchas cosas, pero es verdad que tenemos la suerte de que estábamos preparados en alguna medida para gestionar crisis. Desde el punto de vista organizativo, ya existían unos comités de gestión de crisis que estaban bien engrasados. Nos reuníamos de vez en cuando sin crisis, pero había delegados de gestión de crisis en todas las áreas – una estructura de gestión de crisis – que ha ayudo mucho  para que fluyera la información y para que se fueran tomando las decisiones de manera organizada y, a pesar de lo rápido que se movió todo, sobre todo al principio, hubo  una capacidad de avanzar de forma coordinada entre las distintas áreas del banco. Ha sido muy importante tener una estructura de gestión de crisis preparada, ex-ante, para el momento que llegue una crisis como la que hemos visto, aunque, por supuesto esta ha sido de una magnitud enorme, pero bueno estábamos preparados.

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube’s privacy policy.
Learn more

Load video

El segundo punto es el teletrabajo y la capacidad tecnológica. Tenemos la suerte de que estábamos avanzando en la transformación digital. Teníamos a gran parte de nuestros empleados con la capacidad de trabajar desde casa, y eso ha sido muy importante. Hemos llegado a estar 120 000 personas, en todo el grupo, trabajando desde casa con las herramientas que todos conocéis, pero muy bien comunicados y han funcionado muy bien. Hemos conseguido mantener abierta una parte importante de nuestra red de oficinas , ya que las oficinas bancarias se han considerado un servicio básico en casi todos los países, con lo cual eso también ha ayudado.

Luego, la diversificación nos ha permitido aprender unos de otros. La curva de aprendizaje ha sido un poco desacompasada porque empezábamos en algunos países, como en España, y luego hemos podido trasladar información, ideas, etc. a los países latinoamericanos eso les ha ayudado bastante. La diversificación nos ha afectado en todos los países, pero a ritmos distintos y eso nos ha permitido prepararnos mejor y compartir cosas.  

Por último, lo que hemos aprendido es la importancia de nuestro sector, importante ver como en este caso la banca está siendo parte de la solución a los problemas que genera esta pandemia. Eso es un orgullo pero también es una gran responsabilidad.

JIT: Estamos viviendo una crisis económica sin precedentes. Hemos parado tanto la demanda como la oferta a la vez en una especie de congelación de la economía que no habíamos hecho nunca. ¿Cómo habéis vivido el desafío económico tanto vosotros como desde el punto de vista de vuestros clientes?

AK:  En esta crisis ha habido una respuesta muy importante desde el punto de vista de la banca, como sector. Primero, porque ha llegado la crisis en un momento en el que el sector se había reestructurado; en muchos de nuestros países había mejorado sus ratios de capital y estábamos en una posición mucho más fuerte de lo que estábamos hace unos años, y eso nos da mucho más margen para actuar y para acompañar y llegar a nuestros clientes.

Luego, los gobiernos, nuestros reguladores y supervisores han reaccionado rápido y nos han dado herramientas para poder ayudar de verdad a nuestros clientes. Entonces hemos visto una respuesta en todos los países, por ejemplo, proporcionando líneas de crédito con garantía pública, que hace que algunas empresas que igual no serían financiables en condiciones normales, sí son financiables en una situación de parón tan brusco de la economía gracias a estas líneas de crédito con garantía pública. Los bancos compartimos riesgos con el sector público y somos capaces de dar esa financiación y se han dado billions de financiación en todos nuestros países, a través del sector bancario.

Del mismo modo ha habido moratorias, lo que llaman en inglés payment holidays, moratorias de pago de muchos de nuestros productos tanto de hipotecas como de crédito al consumo, etc. En algunos casos son moratorias legales, establecidas por ley o de acuerdo con los gobiernos, y en otras han sido acuerdos del sector privado, del propio sector bancario, que en algunos casos complementan también la legal, como es en el caso aquí en España, y en otros casos privados. En todos los países ha habido algún formato de moratorio y esto ha ayudado mucho, también a los clientes. Por otro lado, el sector financiero también ha canalizado otras fórmulas de ayuda, por ejemplo, los ERTES en España, que los hemos anticipado los bancos o los hemos trasladado. Tenemos la suerte de que esta crisis encuentra al sector bancario más sólido de lo que teníamos hace unos años y eso es una suerte y una responsabilidad.

JIT: Y ahora empieza el proceso de salida de la crisis, de recuperación, ¿Cuáles son ahí vuestras prioridades? ¿Por dónde debemos empezar? ¿Por la confianza, por los recursos, por la liquidez, por la regulación?

AK: La premisa es que volvamos a trabajar gradualmente o que ejecutemos la vuelta a la normalidad o la nueva normalidad y que podamos volver a trabajar todos, por supuesto bajo medidas de seguridad adicionales. Aquí en el banco, estamos todos o los que nos hemos incorporado ya, con nuestras mascarillas, con nuestro gel  de desinfección, las distancias de seguridad etc.  Lo más importante preservar la salud, pero el hecho es que debemos volver a trabajar porque hay que poner en marcha la economía de nuevo. Ha sido un parón muy brusco y esto hay que recuperarlo.  

Luego, hay que pensar primero en esos sectores que son más creadores de empleo y darles salida cuanto antes. Aquí en España estamos muy pendientes del sector turístico que, por supuesto, se está tomando medidas. Conocemos el peso importante que tiene en el PIB y en el empleo este sector, por lo cual, cuanto antes se ponga en marcha mejor. Luego hay otros sectores como el sector de la construcción, un sector creador de empleo que también tendrá que poner de su parte. Hemos pensado en algunas medidas como por ejemplo: ayudar en la compra de primera vivienda con algún tipo de apoyo público también, algún tipo de aval que permita a los jóvenes hipotecarse pero no tener que poner una entrada enorme para adquirir la vivienda. Eso en otros países como Reino Unido ha funcionado bien en los últimos años y es una medida que nos parece razonable. Apoyar a esos sectores que son creadores de empleo nos parece importante, y luego, pensar en el futuro, en qué economía queremos hacia el futuro y aprovechar bien las ayudas que vienen de Europa, que es un paquete muy importante. Como país tenemos que saber aprovechar bien para apoyarnos en la recuperación y en la reconstrucción de la economía que ha sufrido tanto con este parón.

JIT: ¿Qué os ha parecido la primera respuesta desde el punto de vista financiero del Banco Central Europeo y lo que viene en términos de Programa Europeo de Recuperación? ¿Cuál es la valoración que hacéis de lo que se ha hecho, de lo que se está haciendo y de lo que se va a necesitar en el futuro de lo que nos falta todavía por ver?

AK: Yo creo que está ocasión la respuesta europea ha sido muy contundente y mucho más rápida de lo que hemos visto. Desde el punto de vista de las instituciones europeas, hemos tenido un BCE que muy rápidamente anunció su gran bazuca, con una capacidad de compra de papel muy elevada, y eso es muy importante para estabilizar las primas de riesgo y para asegurar que los costes de financiación para las empresas europeas se mantienen bajos – esto es fundamental. En la medida que el BCE está haciendo esto, nos genera liquidez a los bancos que podemos trasladar a nuestros clientes.

Por la parte de las instituciones europeas ha habido una anticipación en muchas cosas. Ahora estamos viendo, por ejemplo, una revisión de la normativa de capital que va a permitir cierto relief de capital importante en este momento para los bancos para que podamos seguir prestando y para que podamos afrontar la etapa que viene ahora, que es difícil también. Hemos pasado una etapa, un shock muy fuerte sanitario, con unas primeras medidas de choque para ayudar a los clientes, pero ahora viene una crisis económica que durará unos trimestres. Tenemos que ser capaces de acompañar a los clientes y empresas en la salida en estos trimestres. Con lo cual todas estas medidas de relief regulatorio o de descarga regulatoria son importantes, aunque sean temporales para ayudar en este proceso. Por otro lado, tenemos el Paquete de Reconstrucción Europeo que va a ser muy importante para ayudar a reconstruir la economía ya con unos plazos un poco más largos y para ayudar a los clientes.

JIT: Italia y España ya entraban en la crisis con poco margen fiscal mientras Alemania está teniendo una capacidad enorme de insuflar ayudas a sus empresas. ¿Os preocupa el hecho que la salida de la crisis pueda ser una salida asimétrica en términos de la capacidad de unos de ayudar más a sus sectores económicos que otros?

AK: Sí, nos preocupa. Tenemos un radar de medidas donde examinamos las medidas que van aplicando cada uno de los países en los que estamos presentes. Observamos esas asimetrías a lo largo y ancho en los países en los que estamos y desde luego en Europa se nota mucho cuando hacemos la comparativa; el volumen de crédito con garantías, las moratorias públicas y privadas, la extensión de esas moratorias, no solamente ya de pagos, sino también moratorias fiscales, las ayudas directas que se están haciendo a algunos sectores críticos, y también a pymes y autónomos en función de la capacidad fiscal de cada país. Se ve que Alemania tiene una capacidad enorme y que la está utilizando a pleno pulmón. Entonces, por eso creo que el Paquete de Reconstrucción Europea es muy importante y que lo podamos aprovechar bien como país para intentar mitigar esas diferencias que si no se van a generar de manera muy relevante en el mercado interior.

El dar la misma oportunidad a todas las empresas europeas, tengan la nacionalidad que tengan, es muy importante porque al final esta pandemia es una crisis sanitaria. En la medida en que podamos proteger a nuestro sistema productivo del impacto que pueda tener este parón en la economía, es fundamental que se utilice toda la munición que se está poniendo a disposición desde Europa y que sea cuanto antes también. El problema es que estos paquetes también tardan mucho en llegar. Es fundamental para evitar la fragmentación europea y para que se intente evitar, en la medida de lo posible, estas asimetrías y que tengamos las mismas oportunidades estemos donde estemos.

JIT: Quería aprovechar para preguntar sobre el Brexit. Esta semana hemos conocido que las negociaciones no están funcionando o no van de acuerdo a los ritmos que se esperaban y hay preocupación en la Comisión Europea porque vayamos a un desenlace complicado y a un parón en las negociaciones con escenarios algo abruptos.

AK: Estos procesos son complicados, pues a nosotros el Brexit nos da una pena terrible, pero es verdad que ya lo tenemos bastante interiorizado en el sentido que, ya desde el referéndum hace cuatro años, nos hemos venido preparando como sector y como banco para una situación de separación. Como digo es triste pero lo vemos inevitable. Ojalá que haya un acuerdo que permita que esta separación sea lo menos traumática posible, pero lo que es el impacto en el sector y en nuestros clientes está ya muy trabajado y estamos todos bien preparados. Tendremos que revisar, un poco, si quedamos bajo un acuerdo comercial de la OMC; tendremos que ver todas las áreas que se verían afectadas por este tipo de acuerdo y trabajar con este nuevo escenario. Pero en principio estamos bien preparados como sector.