Debate ECFR-CIDOB sobre Oriente Medio con Daniel Levy

ECFR y CIDOB reunieron a sus investigadores con más de veinte expertos de Barcelona para debatir los movimientos geopolíticos en Oriente Medio. El director del programa de Oriente Medio y el Norte de África del ECFR, Daniel Levy, estableció las claves del debate.

Image by

Guests

Daniel Levy, director, Programa de Oriente Medio y Norte de África, ECFR

Chaired by

Eduard Soler, Research Coordinator, CIDOB

Como resultado de la creciente cooperación entre el European Council of Foreign Relations (ECFR) y CIDOB, los dos think tanks reunieron los miembros de sus respectivos equipos de investigación con más de veinte expertos de Barcelona de diferentes perfiles (académicos, think tanks, diplomáticos, funcionarios, periodistas y representantes del sector privado) para debatir los movimientos geopolíticos en Oriente Medio. El director del programa de Oriente Medio y el Norte de África del ECFR, Daniel Levy, hizo una introducción inicial seguida de una discusión moderada por Eduard Soler, coordinador de investigación de CIDOB, sobre el aumento de las múltiples fracturas en la región, y cómo la UE tendría que buscar compromisos con alianzas flexibles con el objetivo de rebajar la tensión regional.

El punto de partida fue la guerra de Irak y las consecuencias negativas de la participación saudí en Afganistán, que cambió el ya equilibrio precario de la región. Los años siguientes estuvieron marcados por la retirada de Egipto de la política regional, el intento de Arabia Saudí de convertirse en el líder de los árabes sunnitas y eclipsar a Irán en la ecuación regional de poder, y el alza de Turquía como una potencia media. Levy se refirió a cuatro temas claves: el papel de la UE para apoyar las transiciones de la región, el Proceso de Paz a Oriente Medio, el papel de Irán y la resolución de conflictos regionales.

Ante las transiciones en Oriente Medio y el Norte de África, la UE ha tenido un problema de calendario. Las revueltas tuvieron lugar en un momento en que la UE estaba inmersa en una grave crisis interna. Mientras que el enfoque tecnocrático de “más por más” era loable, no tenía suficientes instrumentos ni recursos para igualar el considerable apoyo presupuestario ofrecido por algunos países del Golfo. En este momento, la UE tendría que profundizar su cooperación con Túnez e intentar mantener una distancia crítica con las autoridades interinas en Egipto.

Este debate coincidió con el anuncio de la ruptura de las conversaciones entre israelíes y palestinos. Según Levy, la UE, en tanto que actor que puede modificar equilibrios, debería preguntarse qué puede hacer para apoyar el pacto de reconciliación entre palestinos y hacerlo durar. La implementación de directrices con los asentamientos es esencial para distinguir entre las relaciones con Israel y las relaciones con las áreas ocupadas. En un proceso de paz que tiene “más de proceso que de paz” y donde las negociaciones están encaminadas a perpetuar el status quo, Levy argumentó que alterar el equilibrio coste-beneficio de la ocupación israelí debería ser el principal objetivo de los europeos. Mientras tanto, la situación sobre el terreno está reduciendo la esperanza y legitimidad que aún tiene la solución de los dos estados.

Muchos de los participantes estuvieron de acuerdo con Levy en que hay una ventana de esperanza respecto a Irán a raíz de la elección de Rouhaní como a Presidente. En este ámbito, la UE puede actuar en un momento en que la administración Obama está paralizada por el Congreso. Algunos participantes sugirieron que la UE debería comprometerse con Irán e incluirlo como a parte de una estrategia de resolución de conflictos en la región. De acuerdo con Daniel Levy la UE ha actuado por debajo de sus posibilidades a la hora de resolver los conflictos de la región. Concluyó que la UE necesita definir una estrategia que rebaje las tensiones entre Irán y Arabia Saudí, estableciendo lazos más fuertes con ambos países si es que pretende tener un papel significativo en esta región.